Las acciones asiáticas rondaron máximos de 15 meses el martes y el dólar se mantuvo firme a la espera de los esperados datos de inflación de EE.UU., mientras que los bonos japoneses se vieron presionados porque el banco central retiró un poco su programa de compra de bonos.

Los futuros de las acciones estadounidenses, británicas y europeas se mantuvieron estables en líneas generales, con el FTSE y el STOXX 600 europeo listos para abrir cerca de niveles récord.

El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón alcanzó su máximo desde principios de 2023 en las operaciones de la mañana, antes de volver a estabilizarse. El Nikkei japonés subió ligeramente.

La rentabilidad de la deuda pública japonesa de referencia a 10 años subió un punto básico hasta el 0,95%, la rentabilidad más alta desde noviembre, y la rentabilidad japonesa a cinco años alcanzó el 0,555%, la más alta desde 2011.

La brecha, sin embargo, con los rendimientos estadounidenses sigue siendo de cientos de puntos básicos y lo suficientemente amplia como para mantener al frágil yen bajo presión.

Una encuesta publicada el lunes por la Fed de Nueva York mostró que los estadounidenses ven la inflación de aquí a un año en el 3,3%, por encima de lo que la veían un mes antes, y más tarde el martes se seguirán de cerca las cifras de los precios de producción estadounidenses.

Esta semana, la atención se centrará principalmente en las cifras reales del IPC estadounidense del miércoles, para ver si algunas sorpresas al alza del primer trimestre fueron un bache o una tendencia preocupante. Se espera que el IPC subyacente se ralentice desde el 3,8% anual de marzo hasta el 3,6% de abril.

"Si hubiera una cuarta sorpresa al alza consecutiva, eso probablemente influiría en la trayectoria de los futuros tipos de interés a corto plazo", dijo Nick Ferres, director de inversiones de Vantage Point Asset Management en Singapur.

"Si la inflación no continúa la senda de desinflación, tememos que los tipos de interés oficiales no hayan tocado techo en este ciclo", afirmó.

También el martes, se espera que Alibaba presente resultados y que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, hable a las 1400 GMT.

Uber anunció un acuerdo de 1.250 millones de dólares para hacerse con el negocio de comida a domicilio de Delivery Hero en Taiwán. Anglo American presentó una actualización de su estrategia que incluye la exploración de opciones para sus negocios de carbón siderúrgico, níquel y platino, mientras se defiende de una OPA de BHP.

EL HANG SENG SE DISPARA

En China, el índice Hang Seng de Hong Kong ha subido un 30% desde los mínimos de enero y se ha revalorizado casi un 20% en un mes, gracias al flujo constante de dinero procedente de los compradores continentales.

Los inversores han acogido con satisfacción las noticias de que China emitirá un billón de yuanes en bonos especiales como un presagio de gasto, mientras que los débiles datos sobre préstamos también muestran que la relajación monetaria está llegando a su límite. Los volúmenes del Hang Seng de la semana pasada fueron los mayores en 17 meses.

"Algunos de mis clientes me preguntan todos los días qué comprar, cuándo comprar, porque siguen teniendo una posición infraponderada en acciones de Hong Kong", afirmó Steven Leung, director ejecutivo de la correduría UOB Kay Hian de Hong Kong.

"Creo que esta situación puede prolongarse durante un tiempo".

Los bonos del Tesoro estadounidense se mantuvieron estables en el comercio asiático para dejar los rendimientos a 10 años en el 4,49% y a dos años en el 4,86%.

En el mercado de divisas, los nervios y la encuesta sobre las expectativas de inflación bastaron para que el dólar no cayera. El par dólar/yen alcanzó su nivel más alto desde principios de mes, cuando los operadores consideraron que las autoridades japonesas estaban interviniendo para comprar yenes.

El yen llegó a cotizar a 156,4 por dólar. El euro se mantuvo estable en 1,0786 $ y los dólares australiano y neozelandés se mantuvieron en los rangos recientes, el australiano en 0,6606 $ y el kiwi en 0,6015 $.

Se espera que Australia anuncie un superávit presupuestario más tarde el martes, aunque durante la jornada los mercados se centraron en las noticias empresariales. Las acciones del proveedor neozelandés de construcción Fletcher Building cayeron a mínimos de 21 años al advertir de un descenso en las ventas de viviendas.

El petróleo y el oro se mantuvieron estables en líneas generales, con los futuros del crudo Brent a 83,40 dólares el barril y el oro al contado a 2.339 dólares la onza.