Las acciones asiáticas subieron el jueves, mientras que los rendimientos de los bonos cayeron, ya que los inversores sopesaron el enfriamiento de la inflación estadounidense frente a una postura más dura de la Reserva Federal.

El rendimiento de las acciones japonesas fue inferior y el yen retrocedió frente al dólar, mientras el Banco de Japón iniciaba su reunión de política monetaria de dos días.

El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón subió un 0,9%, con las acciones de Taiwán saltando un 1,7% y el Hang Seng de Hong Kong subiendo casi un 1%, impulsado por el S&P 500 estadounidense y el Nasdaq, de fuerte componente tecnológico, que cerraron en máximos históricos durante la noche.

Los futuros estadounidenses apuntaban a nuevas ganancias, con los futuros del S&P subiendo un 0,2% y los del Nasdaq sumando un 0,6%.

El Nikkei japonés subió un 0,1% después de que se desvaneciera un avance inicial impulsado por el sector tecnológico.

Wall Street había subido con fuerza, mientras que el dólar y los rendimientos del Tesoro cayeron a principios de la sesión estadounidense, después de que el informe del IPC, muy vigilado, mostrara que los precios subyacentes crecieron el mes pasado a su ritmo anual más lento en más de tres años.

Sin embargo, los inversores se vieron sacudidos más tarde cuando los funcionarios de la Reserva Federal recortaron las previsiones de reducción de los tipos de interés este año a un único recorte de un cuarto de punto.

En su conferencia de prensa posterior a la reunión, el presidente de la Fed, Jerome Powell, reconoció que la inflación se ha suavizado sustancialmente, pero sigue siendo demasiado alta.

Al mismo tiempo, dijo que la decisión sobre la trayectoria de los tipos fue una "decisión muy reñida" para muchos responsables políticos y que, hasta cierto punto, la Fed se había limitado a negociar un inicio más temprano de las reducciones de los tipos este año, añadiendo un recorte adicional previsto para 2025.

"Estas proyecciones siguen siendo rehenes de los datos entrantes, (y) en ese frente, el índice de precios al consumo de mayo fue una auténtica sorpresa pesimista", dijo Nick Ferres, director de inversiones de Vantage Point, Singapur.

"Lo que realmente importa para los mercados es que el sesgo predominante en la actualidad sobre la narrativa del 'aterrizaje suave' probablemente haya tocado techo. Eso podría contribuir a un pico en los precios de la renta variable en algún momento del verano boreal".

El rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años apenas varió el jueves al 4,31%, tras comenzar el miércoles 10 puntos básicos al alza. Cayó hasta el 4,25% tras la sorpresa del IPC, su nivel más bajo desde el 1 de abril.

El rendimiento de la deuda pública japonesa cayó hasta 3 puntos básicos, hasta el 0,955%, por primera vez desde el 17 de mayo.

El diario Nikkei informó de que es probable que el Banco de Japón debata una reducción de las compras mensuales de bonos en su reunión de política monetaria que finaliza el viernes, haciéndose eco de informes anteriores de Reuters y otros medios de comunicación.

Daniel Hurley, especialista en carteras de T. Rowe Price en Tokio, dijo que es probable que se produzca una reducción de las compras de JGB esta semana y que existe la posibilidad de una subida de tipos en julio, pero que ninguna de las dos cosas moverá realmente la aguja de forma sustancial para los mercados.

"Esperamos que el BoJ siga siendo acomodaticio y dovish, (y) con ello esperamos que el yen se mantenga relativamente débil y determinado por los diferenciales de tipos de interés a nivel mundial... Seguimos siendo constructivos con la renta variable japonesa".

Durante la noche, el yen registró un notable retroceso frente al dólar, mientras que la mayoría de las demás divisas principales registraron ganancias sustanciales.

El yen retrocedió un 0,14% hasta 156,92 por dólar, borrando cerca de la mitad del avance del 0,28% del miércoles.

El euro, por su parte, se mantuvo estable en 1,0808 dólares, tras avanzar un 0,64% durante la noche.

El índice dólar, que mide la divisa estadounidense frente al euro, el yen y otros cuatro pares principales, sumó un 0,07% hasta 104,76, tras la caída del 0,54% del miércoles.

El oro retrocedió un 0,3% hasta los 2.315,55 dólares la onza.

El petróleo cayó ligeramente, presionado por un aumento de las reservas estadounidenses mayor de lo esperado.

Los futuros del crudo Brent perdieron 14 centavos, o un 0,17%, hasta los 82,46 dólares por barril, y los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) bajaron 16 centavos, o un 0,2%, hasta los 78,34 dólares. Ambas referencias habían ganado alrededor de un 0,8% en la sesión anterior.