El índice mundial de renta variable cayó ligeramente el miércoles, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro bajaron y el dólar subió frente a una cesta de divisas, ya que los inversores se mostraron cautelosos un día antes de los datos de inflación de EE.UU. que podrían influir en la política de la Reserva Federal.

El jueves se conocerá el índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE) de enero en Estados Unidos, la medida de la inflación preferida por la Reserva Federal. Los economistas encuestados por Reuters esperan que el índice haya subido un 0,3% mensual, tras un incremento del 0,2% en diciembre.

Los operadores ya han rebajado las expectativas de recortes de los tipos de interés de la Fed tras una serie de datos sólidos, entre los que destacan las buenas lecturas del índice de precios al consumo (IPC) y del índice de precios al productor (IPP). Esperan que se inicie un ciclo de relajación en junio, en comparación con el comienzo de 2024, cuando las apuestas apuntaban a marzo.

"Estamos a la espera hasta que tengamos la impresión del PCE. El mercado va a dar tumbos", afirmó Jack Janasiewicz, gestor de carteras y estratega jefe de carteras de Natixis Investment Managers Solutions. "Entre el IPC y el IPP hay una narrativa de que la inflación va a ser más firme de lo esperado o incluso potencialmente va a tener una modesta reaceleración".

Janasiewicz señaló que los índices bursátiles estadounidenses se mantuvieron no muy lejos de los récords alcanzados la semana pasada, en parte gracias a una temporada de beneficios del cuarto trimestre mejor de lo esperado, incluido un impulso de Nvidia gracias al optimismo sobre la inteligencia artificial.

"El mercado ha tenido todas las oportunidades de venderse, pero está aguantando bastante bien", dijo Janasiewicz. "En realidad ha estado mirando más allá de la inflación hasta cierto punto porque los beneficios han sido mejores de lo esperado".

Otros datos de esta semana que pueden dar forma a las expectativas sobre la política de la Fed incluyen una segunda estimación del producto interior bruto, las solicitudes de subsidio de desempleo y la actividad manufacturera.

El indicador MSCI de valores de todo el mundo cedió un 0,33%.

En Wall Street, el índice Dow Jones perdió 23,39 puntos, o un 0,06%, y se situó en 38.949,02 puntos.

El S&P 500 bajó 8,42 puntos, o un 0,17%, hasta los 5.069,76, mientras que el Nasdaq Composite cerró con un descenso de 87,56 puntos, o un 0,55%, hasta los 15.947,74.

Los valores europeos cayeron, ya que los mediocres resultados empresariales lastraron el sentimiento, y el índice paneuropeo STOXX 600 cerró con un descenso del 0,35%.

En cuanto a las divisas, el dólar subió frente al euro y el yen el miércoles, ya que los inversores se posicionaron a la espera de los datos de inflación de EE.UU. y Europa que se publicarán el jueves, y es probable que el reajuste de las carteras a final de mes también influya en la dirección del mercado.

El índice dólar, que mide el billete verde frente a una cesta de divisas principales, subió un 0,1% hasta 103,94.

El euro bajó un 0,08% hasta los 1,0835 dólares. Frente al yen japonés, el dólar se fortaleció un 0,12% a 150,69.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. cayeron en general, con los rendimientos de las notas de referencia de EE.UU. a 10 años cayendo 4,7 puntos básicos al 4,268%, desde el 4,315% a última hora del martes, mientras que el rendimiento de los bonos a 30 años cayó 3,5 puntos básicos al 4,4047% desde el 4,44%. El rendimiento de las notas a 2 años, que suele moverse al compás de las expectativas de tipos de interés, cayó 6,6 puntos básicos hasta el 4,6457%, desde el 4,712%.

En criptomonedas, el bitcoin subió por quinto día consecutivo, impulsado por los flujos hacia nuevos productos negociados en bolsa de bitcoin al contado en EE.UU. que lo han hecho subir casi un 40% en febrero, lo que marcaría su mayor repunte mensual desde diciembre de 2020.

Subió un 5,96% a 60.111,00 dólares, tras alcanzar su nivel más alto desde noviembre de 2021.

Los precios del oro subieron mientras los operadores se mantenían atentos a los datos económicos y a los comentarios de los responsables de los bancos centrales estadounidenses.

El oro al contado sumó un 0,18% hasta los 2.033,37 dólares la onza.

En cuanto a las materias primas, el crudo estadounidense bajó, mientras que el Brent apenas subió, ya que los operadores temían que la Fed tardara en recortar los tipos. Las crecientes reservas de crudo estadounidense añadieron presión.

El crudo estadounidense cayó un 0,42% hasta los 78,54 dólares por barril, mientras que el Brent terminó en 83,68 dólares, un 0,04% más en el día. (Reportaje de Tom Wilson en Londres y Ankur Banerjee en Singapur; Edición de Muralikumar Anantharaman, Jamie Freed, Tomasz Janowski, Nick Macfie, Aurora Ellis, Will Dunham y David Gregorio)