Las acciones mundiales se mantuvieron cerca de máximos históricos el martes y los rendimientos del Tesoro estadounidense bajaron, mientras los inversores esperaban los datos de inflación de ambos lados del Atlántico previstos para finales de semana.

Los operadores estuvieron atentos al cambio a una liquidación más corta en las operaciones estadounidenses, pero hubo pocos movimientos importantes antes de la apertura del mercado estadounidense.

Los inversores en renta variable estadounidense, y en otros valores, deben liquidar sus operaciones un día hábil después de la negociación, en lugar de dos a partir del martes.

La mayoría de las clases de activos, al margen de las materias primas, han cotizado en rangos bastante estrechos en las últimas semanas, con los principales índices de referencia de las acciones cerca de máximos históricos, los rendimientos de los bonos europeos al alza y el dólar tendiendo gradualmente a la baja frente a sus principales pares.

Los datos de la inflación PCE estadounidense y del IPC de las principales economías de la zona euro de esta semana son los principales elementos que podrían sacudir a los mercados de su pensamiento actual al afectar a las expectativas sobre cuándo empezarán a recortar los tipos los principales bancos centrales. Los datos de inflación de la zona euro se publican a partir del miércoles, seguidos del PCE del viernes.

"Si quiere grandes movimientos, tiene que volver a meter en la mente del mercado la idea de que el próximo movimiento de EE.UU. es una subida", dijo Kit Juckes, estratega jefe de divisas de Societe Generale.

Aunque se refería al dólar, en estos momentos hay mucha correlación entre los activos.

"Estuvimos allí al final del primer trimestre, cuando nos bombardearon con cifras estadounidenses más fuertes de lo esperado, pero todo eso se ha desvanecido y estamos en una especie de tierra de nadie", dijo Juckes.

Actualmente, los mercados están valorando plenamente un recorte de tipos de la Fed de 25 puntos básicos este año, muy probablemente en septiembre o noviembre. Ven un tercio de posibilidades de un segundo recorte de 25 puntos básicos para finales de año.

En la zona euro, es casi seguro que el Banco Central Europeo recortará los tipos en su reunión del mes que viene, aunque los mercados sólo apuestan por un nuevo recorte para diciembre.

De interés para los responsables políticos, los consumidores de la zona euro redujeron sus expectativas de inflación el mes pasado, según mostró el martes una nueva encuesta del BCE.

El índice MSCI de acciones mundiales se mantuvo plano en la jornada, al igual que el amplio STOXX 600 europeo, ambos cerca de los máximos históricos alcanzados este mes. Las acciones asiáticas habían cotizado estables a primera hora del día, y los futuros del S&P 500 estadounidense subieron un 0,3%.

Los mercados emergentes también estuvieron en el punto de mira, con Zambia probablemente saliendo de un largo impago después de que el ministerio de finanzas del país dijera que más del 90% de los tenedores de sus 3.000 millones de dólares en bonos internacionales en circulación habían aceptado su propuesta de reestructuración hasta el momento.

ATENTOS A JAPÓN

En otros lugares, los datos del martes mostraron que las mediciones clave del Banco de Japón de la inflación subyacente cayeron todas en abril por debajo de su objetivo del 2% por primera vez desde agosto de 2022, aumentando la incertidumbre sobre el calendario de la próxima subida de tipos de interés del banco central.

Pero los inversores parecían más centrados en los comentarios realizados el lunes por el vicegobernador del BOJ, Shinichi Uchida, quien afirmó que el final de la batalla de Japón contra la persistente deflación estaba a la vista. El rendimiento de la deuda pública japonesa a diez años subió el martes hasta el 1,035%, su nivel más alto desde abril de 2012.

Esto mantuvo al yen bajo control en 156,95 por dólar, plano en el día, aunque la divisa japonesa se suavizó hasta su nivel más débil en muchos años frente a la libra y el dólar australiano.

El mercado del Tesoro al contado regresó de sus vacaciones con los precios recuperándose marginalmente tras recibir un golpe la semana pasada.

Los rendimientos a dos años cayeron 2 puntos básicos hasta el 4,927%, tras haber subido 13 puntos básicos la semana anterior, mientras que el rendimiento a 10 años bajó una cantidad similar hasta el 4,453%, tras haber subido 5 puntos básicos la semana anterior.

Los precios del petróleo ampliaron las ganancias de la sesión anterior. Los futuros del Brent subieron ligeramente hasta los 83,16 $ el barril. Los futuros del crudo estadounidense para julio se situaron en 78,92 $ el barril, un 1,4% por encima del cierre del viernes, tras el festivo del lunes en Estados Unidos.

El oro al contado perdía un 0,2% y se situaba en 2343,3 $ la onza.