Wall Street cotizó mixto el lunes, mientras que el oro saltó a un máximo histórico, ya que los inversores sopesaron las declaraciones cautelosas de la Reserva Federal frente a la evidencia del enfriamiento de la inflación estadounidense.

El Nasdaq, de fuerte componente tecnológico, lideró las subidas gracias al impulso de los chips , mientras que el Dow, de valores de primer orden, cayó por debajo de los 40.000 después de cerrar el viernes por encima de ese nivel por primera vez.

"El Nasdaq está siendo liderado al alza por Nvidia, pero por lo demás están un poco estancados", dijo Jay Hatfield, gestor de cartera de InfraCap en Nueva York. "El S&P 500 está un 11% por encima de su media móvil de 200 días, lo que está bastante extendido".

"Estamos en un mercado en rango y Nvidia dominará la negociación de renta variable global esta semana".

Se espera que Nvidia presente sus resultados trimestrales el miércoles después de la campana.

Los comentarios de los funcionarios de la Fed han reflejado la cautelosa opinión del banco central estadounidense sobre sus avances en la contención de la inflación y el calendario de recortes de los tipos de interés.

El vicepresidente de la Fed, Philip Jefferson, dijo el lunes que era demasiado pronto para saber si la desaceleración de la inflación es "duradera", mientras que el vicepresidente Michael Barr afirmó que la política restrictiva necesita más tiempo. El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, dijo que "llevará un tiempo" que la central vuelva a confiar en que el crecimiento de los precios se encuentra en una senda sostenible a la baja.

"El mercado es irracional; empezó el año esperando seis recortes de los tipos de interés, pero luego el péndulo osciló completamente hacia el otro lado, y todo el mundo hablaba de subidas", añadió Hatfield.

"Probablemente vamos a seguir subiendo mientras esté claro que la próxima medida va a ser un recorte y que va a ocurrir algo este año".

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 140,95 puntos, o un 0,35%, a 39.862,64, el S&P 500 ganó 9,32 puntos, o un 0,18%, a 5.312,59 y el Nasdaq Composite añadió 111,23 puntos, o un 0,67%, a 16.797,20.

Las bolsas europeas cosecharon modestas ganancias, contenidas por la incertidumbre sobre los tipos de interés.

El índice paneuropeo STOXX 600 subió un 0,18% y el indicador MSCI de valores de todo el mundo ganó un 0,17%.

Los valores de los mercados emergentes subieron un 0,14%. El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón cerró un 0,19% al alza, mientras que el Nikkei japonés subió un 0,73%.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense subieron después de que los funcionarios de la Reserva Federal expresaran su incertidumbre sobre el calendario de los recortes de tipos.

Las notas de referencia a 10 años cayeron por última vez 4/32 en precio para rendir un 4,4355%, desde el 4,42% a última hora del viernes.

El bono a 30 años cayó 6/32 para rendir un 4,572%, frente al 4,561% de última hora del viernes.

El dólar se mantuvo firme frente a una cesta de divisas mundiales mientras los inversores esperaban nuevas pistas sobre la senda de los tipos de interés.

El índice dólar subió un 0,1%, y el euro bajó un 0,05% hasta 1,0865 dólares.

El yen japonés se debilitó un 0,34% frente al billete verde, situándose en 156,23 por dólar, mientras que la libra esterlina cotizaba por última vez a 1,2708 dólares, un 0,07% más en el día.

Los precios del crudo se mantuvieron estables, ya que los inversores sopesaron los comentarios de línea dura de la Fed frente a los indicios de que la inflación se está enfriando.

El crudo estadounidense bajó un 0,32% para situarse en 79,80 dólares por barril, mientras que el Brent se situó en 83,71 dólares por barril, un 0,32% menos en el día.

El oro tocó máximos, impulsado por los alentadores datos de inflación de la semana pasada, mientras que la plata alcanzó su nivel más alto en más de 11 años.

El cobre, barómetro del sentimiento económico, subió hasta un récord después de que China anunciara medidas para apuntalar su sector inmobiliario, afectado por la crisis.

El oro al contado sumó un 0,8% hasta los 2.434,49 dólares la onza.

El cobre subió un 2,72% hasta los 10.958,50 $ la tonelada.