Las ventas minoristas en EE.UU. aumentaron menos de lo esperado en mayo, debido a que la bajada de los precios de la gasolina y los vehículos de motor lastró los ingresos en las estaciones de servicio y los concesionarios de automóviles.

Las ventas minoristas subieron un 0,1% el mes pasado, tras una caída revisada a la baja del 0,2% en abril, según informó el martes la Oficina del Censo del Departamento de Comercio. Anteriormente se había informado de que las ventas al por menor no habían variado en abril.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que las ventas minoristas, que en su mayoría son de bienes y no se ajustan a la inflación, ganarían un 0,3% en mayo. Las ventas al por menor se han visto distorsionadas en los últimos meses por una Semana Santa adelantada.

No obstante, la tendencia del crecimiento de las ventas se ha ido ralentizando a medida que el aumento de los precios y los tipos de interés obligan a los hogares a dar prioridad a lo esencial y recortar el gasto discrecional.

Los bancos también están restringiendo el acceso al crédito a medida que los prestatarios con ingresos más bajos luchan cada vez más por mantenerse al día con los pagos de sus préstamos. Aunque el mercado laboral se mantiene sobre una base sólida, a las personas que pierden su empleo les está resultando un poco difícil encontrar rápidamente un nuevo trabajo y los aumentos salariales se están moderando.

Los ahorros también se han visto mermados. Aun así, es probable que el ritmo del gasto sea suficiente para sostener la expansión económica.

La Reserva Federal mantuvo la semana pasada su tipo de interés de referencia a un día en la horquilla actual del 5,25%-5,50%, donde lleva desde el pasado mes de julio. Los responsables del banco central estadounidense retrasaron el inicio de los recortes de tipos hasta quizás diciembre, y proyectan una única reducción de un cuarto de punto porcentual para este año. Sin embargo, mantuvieron sus estimaciones de crecimiento del producto interior bruto.

Las ventas al por menor, excluidos los automóviles, la gasolina, los materiales de construcción y los servicios alimentarios, subieron un 0,4% el mes pasado, tras una caída revisada a la baja del 0,5% en abril. Anteriormente se había informado de que estas llamadas ventas al por menor habían descendido un 0,3% en abril.

Las ventas minoristas subyacentes se corresponden más estrechamente con el componente del gasto del consumidor del PIB. El gasto de los consumidores aumentó a un ritmo anualizado del 2,0% en el primer trimestre, contribuyendo a contener la economía a un ritmo de crecimiento del 1,3%. Las estimaciones de crecimiento para el segundo trimestre alcanzan una tasa del 3,1%. (Reportaje de Lucia Mutikani; Edición de Chizu Nomiyama)