Los fondos de renta variable de EE.UU. registraron fuertes salidas en los siete días transcurridos hasta el 12 de junio, ya que algunos inversores recogieron beneficios y actuaron con cautela antes de la decisión política de la Reserva Federal.

Los inversores se deshicieron de fondos de renta variable estadounidense por valor de 21.930 millones de dólares netos durante la semana, en su mayor desinversión neta semanal desde mediados de diciembre de 2022, según mostraron los datos de LSEG.

A pesar de que la Fed dejó los tipos de interés sin cambios y moderó las expectativas de recortes de tipos este año, tanto el S&P 500 como el Nasdaq Composite alcanzaron máximos históricos al cierre por tercera sesión consecutiva, animados por datos que sugieren que la inflación se está enfriando.

Los fondos de renta variable de gran capitalización registraron las salidas más significativas, con 14.940 millones de dólares abandonando estos fondos, lo que supone la mayor salida semanal desde el 21 de diciembre de 2022. Las salidas también afectaron a los fondos multicapital, de mediana capitalización y de pequeña capitalización, que registraron retiradas netas de 2.370 millones de dólares, 1.430 millones de dólares y 816 millones de dólares, respectivamente.

Por el contrario, los inversores buscaron seguridad en los fondos de bonos estadounidenses y en los fondos del mercado monetario, que sumaron 1.720 millones de dólares y 20.000 millones de dólares, respectivamente. Los fondos de renta variable sectorial estadounidense, sin embargo, disfrutaron de su segunda semana consecutiva de entradas, acumulando unos 1.850 millones de dólares, impulsados por 1.800 millones de dólares en compras netas en el sector tecnológico.

Además, los fondos de renta fija estadounidense atrajeron 4.820 millones de dólares netos, lo que supuso su segunda semana consecutiva de entradas. Los fondos de renta fija general doméstica imponible de EE.UU. recibieron 2.440 millones de dólares, la cifra más alta en cinco semanas, mientras que los fondos de grado de inversión corto/intermedio y de participación en préstamos cosecharon entradas de 841 millones de dólares y 546 millones de dólares, respectivamente.