Los precios de importación en Estados Unidos cayeron inesperadamente en mayo debido a la bajada de los precios de los productos energéticos, lo que supone otro impulso a las perspectivas de inflación interna.

Los precios de las importaciones cayeron un 0,4% el mes pasado, tras una subida no revisada del 0,9% en abril, según informó el viernes la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo. Fue el primer descenso de los precios de importación desde diciembre. Los economistas encuestados por Reuters habían esperado que los precios de importación, que excluyen los aranceles, subieran un 0,1%.

En los 12 meses transcurridos hasta mayo, los precios de las importaciones aumentaron un 1,1%, igualando la subida de abril.

Los datos de esta semana mostraron unas cifras de inflación moderadas en mayo, ya que los precios de la energía bajaron. La Reserva Federal mantuvo el miércoles su tipo de interés de referencia a un día en el rango actual del 5,25%-5,50%, en el que lleva desde el pasado mes de julio.

Los responsables del banco central estadounidense aplazaron el inicio de los recortes de los tipos hasta quizás diciembre, y proyectan una única reducción de un cuarto de punto porcentual para este año.

Los economistas y los mercados financieros siguen siendo optimistas en cuanto a que la Fed iniciará su ciclo de relajación en septiembre y bajará dos veces los costes de los préstamos. La Fed ha elevado su tipo de interés oficial en 525 puntos básicos desde marzo de 2022.