La inversión de la curva de rendimientos entre los bonos a dos años y a diez años se profundizó el martes hasta superar los 50 puntos básicos por primera vez este año, y luego se invirtió parcialmente después de que la fuerte demanda en una subasta a dos años alejara ese rendimiento de sus máximos.

El diferencial 2s/10s es la sección más vigilada de la curva de rendimientos. Normalmente, la curva de rendimientos tiene una pendiente ascendente, ya que los valores a más corto plazo rinden menos que los vencimientos a más largo plazo, que entrañan más riesgo. La curva ha sido negativa desde mediados de 2022, señal de que el mercado espera que se materialice una recesión.

Esto aún no ha sucedido, a pesar de que la Reserva Federal subió los tipos a corto plazo desde marzo de 2022 hasta julio de 2023 para frenar la inflación. La Reserva Federal ha señalado durante todo el año que está dispuesta a empezar a relajar los tipos una vez que la inflación baje lo suficiente, y/o si otros datos, especialmente el desempleo, empiezan a apuntar a una ralentización significativa.

En estos momentos, lo más pronto que el mercado ve un giro es en septiembre y muchos empiezan a preguntarse si la Fed flexibilizará este año en absoluto.

Los datos económicos del martes no dieron señales claras. Los precios de las viviendas unifamiliares en EE.UU. subieron un 0,2% en abril, tras mantenerse sin cambios en marzo. La confianza de los consumidores estadounidenses se relajó en junio, con un índice de 100,4 desde los 101,3 revisados a la baja de mayo, según el Conference Board.

Así pues, el comercio se mostró relativamente cauto a la espera de la publicación el viernes del índice de inflación del gasto de consumo personal de mayo, que podría dar más pistas sobre el calendario y el alcance de los recortes. El informe sobre las nóminas de junio se publica el viernes siguiente.

"A fin de cuentas, la Fed baja los tipos por el mercado laboral y no porque baje la inflación", dijo Lou Brien, estratega de mercado de DRW Trading en Chicago. "Si nos fijamos en los últimos 30-35 años, la Fed reacciona al aumento de la tasa de desempleo, y la inflación, en parte porque nos ha adormecido, no ha sido el factor principal".

El martes, el 2s/10s alcanzó los -51,6 puntos básicos, su nivel más invertido desde diciembre, y se situó en torno a los -50 puntos básicos a última hora del día, frente a los -49,1 pb del lunes.

Brien dijo que mirando hacia atrás, la Fed ha tendido a bajar los tipos cuando la tasa de desempleo estaba una o dos décimas por encima del mínimo cíclico. Alcanzó un mínimo histórico del 3,4% en abril de 2023 y subió gradualmente seis décimas hasta el 4% en mayo sin ningún recorte.

La gobernadora de la Reserva Federal, Michelle Bowman, afirmó el martes que mantener el tipo de interés oficial estable "durante algún tiempo" será probablemente suficiente para controlar la inflación, pero también reiteró su disposición a elevar los costes de los préstamos si fuera necesario.

La gobernadora de la Fed, Lisa Cook, dijo que sería apropiado recortar los tipos de interés "en algún momento", dados los significativos avances en la inflación y el enfriamiento gradual del mercado laboral. Sin embargo, se mostró vaga sobre el momento de la flexibilización.

"Quizá por eso se está viendo más una inversión de la curva, simplemente porque empieza a haber un poco de nerviosismo sobre el mercado laboral y lo que eso podría significar para la Fed".

El rendimiento de la nota a dos años recortó ganancias después de que el Tesoro vendiera 69.000 millones de dólares a un alto rendimiento del 4,706%. Eso fue unos 5 puntos básicos por debajo de donde cotizaban las notas emitidas al cierre de la puja, lo que indica que los inversores estaban deseosos de aceptar un rendimiento por debajo de los tipos de mercado.

La relación entre oferta y cobertura fue de 2,75, la más alta desde agosto de 2023.

Los rendimientos a dos años, que normalmente se mueven al compás de las expectativas de tipos de interés, eran 0,4 puntos básicos más altos que a última hora del lunes, en el 4,7381%. El rendimiento de los bonos estadounidenses de referencia a 10 años cayó 0,8 puntos básicos hasta el 4,24%.

El Tesoro tiene programado subastar esta semana 183.000 millones de dólares en deuda con cupón, repartidos entre los pagarés a dos años y los pagarés a cinco y siete años que se venderán el miércoles y el jueves.

Los rendimientos se movían a la baja en las primeras operaciones de la mañana, pero la publicación de los datos de inflación de Canadá, que sorprendieron al alza, invirtió esa tendencia.

"Los bonos del Tesoro tenían una buena puja esta mañana hasta que salieron los datos del IPC (índice de precios al consumo) de Canadá y borraron la subida de los bonos del Tesoro", dijo Tony Farren, director gerente de Mischler Financial Group. Los precios del Tesoro y los rendimientos se mueven en direcciones opuestas.

El martes, los operadores de contratos de futuros vinculados al tipo de interés oficial de la Reserva Federal apostaban por dos recortes de tipos de 25 puntos básicos este año, y consideraban que un primer recorte en septiembre tenía una probabilidad del 61%.