El banco central de China señaló el miércoles que pronto podría empezar a negociar en el mercado secundario de bonos mientras los rendimientos siguen cayendo, lo que refuerza la preocupación de los responsables políticos de que los bruscos movimientos impulsados por la especulación puedan deshacerse rápidamente en un golpe a la estabilidad financiera.

El Banco Popular de China, que ha prometido añadir la negociación de bonos del Tesoro a su caja de herramientas de política monetaria, ha lanzado repetidas advertencias contra la caída en picado de los rendimientos de los bonos del Estado a largo plazo, pero no ha logrado invertir la tendencia.

"En la actualidad, es especialmente importante prestar atención al desajuste de vencimientos y al riesgo de tipos de interés de las grandes tenencias de bonos a medio y largo plazo por parte de algunas instituciones financieras no bancarias", declaró Pan Gongsheng, gobernador del PBOC, en el Foro Lujiazui de Shanghai.

Los últimos comentarios de Pan se producen mientras crece la presión sobre el banco central para que respalde sus declaraciones con acciones.

En una aparente señal de que el PBOC no se mantendrá al margen durante mucho más tiempo, el gobernador dijo que China debe abordar el tipo de riesgos que provocaron el colapso del Silicon Valey Bank en Estados Unidos el año pasado una vez que el mercado se dio la vuelta.

"El suceso del riesgo del Silicon Valley Bank en Estados Unidos nos ha dicho que los bancos centrales tienen que observar y evaluar la situación de los mercados financieros desde una perspectiva macroprudencial, para corregir y bloquear a tiempo la acumulación de riesgos del mercado financiero", dijo Pan.

Añadió que el banco central trabajará para "mantener una curva de rendimientos normal al alza y para mantener los incentivos positivos del mercado para las inversiones."

El rendimiento de la deuda pública china a 30 años subió 1 punto básico tras los comentarios de Pan, pero continuó cotizando por debajo del 2,5%, muy vigilado.

Por otra parte, el gobernador también dijo en el foro que China utilizará con flexibilidad diversas herramientas de política monetaria, incluidos los tipos de interés y los coeficientes de reservas obligatorias.

Tanto Pan como Zhu Hexin, jefe de la Administración Estatal de Divisas (SAFE), reiteraron en el foro que China evitará con determinación que el tipo de cambio del yuan se dispare.

El yuan chino ha perdido cerca de un 2,2% frente a un resurgente dólar estadounidense en lo que va de año, presionado por sus bajos rendimientos relativos frente a otras divisas. (Reportaje de las redacciones de Shanghai y Pekín; edición de Christian Schmollinger y Shri Navaratnam)