Las acciones asiáticas se estancaron el lunes lejos de máximos de siete meses mientras los inversores esperaban los datos de inflación de Estados Unidos, Japón y Europa que ayudarán a afinar las expectativas de futuros movimientos de tipos.

La medida de inflación favorita de la Reserva Federal -el índice de precios de los gastos de consumo personal subyacente (PCE)- se publicará el jueves y las previsiones apuntan a una subida del 0,4%.

No hace mucho los inversores esperaban sólo un aumento del 0,2%, pero las elevadas lecturas de los precios al consumo y al productor sugieren que el riesgo es que el resultado llegue al 0,5%.

Los mercados ya han retrasado de mayo a junio el calendario probable de una primera relajación de la Reserva Federal, que actualmente se valora en torno a una probabilidad del 70%. Los futuros implican algo más de tres recortes de un cuarto de punto este año, frente a los cinco de principios de mes.

Hay al menos 10 oradores de la Fed en la agenda de esta semana, y es probable que repitan su mantra de mantener la cautela sobre los tipos. El viernes se publicará la encuesta del ISM manufacturero, así como los PMI de China.

A pesar del giro hacia la política de halcones, Wall Street consiguió marcar nuevos máximos ayudado por las enormes ganancias de la diva de la IA, Nvidia, que sumó 277.000 millones de dólares en valor de mercado la semana pasada.

"Esto puede ser un catalizador no sólo para que la calle se vuelva materialmente más alcista respecto a la renta variable estadounidense, sino también para que veamos una mayor disociación entre las acciones y los rendimientos, ya que los Mag7 están demostrando que cumplen las expectativas de beneficios independientemente del entorno de los tipos de interés", escribieron los analistas de JPMorgan en una nota, en referencia a los llamados "Siete Magníficos" principales valores tecnológicos.

El lunes, los futuros del S&P 500 y del Nasdaq cotizaban un 0,2% a la baja. Los futuros del EUROSTOXX 50 y del FTSE cedían ambos un 0,2%.

El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón cayó un 0,3%, tras haber subido un 1,7% la semana pasada hasta máximos de siete meses.

Esas ganancias pasadas se vieron favorecidas en gran parte por un repunte de las acciones chinas, que se han disparado casi un 10% en otras tantas sesiones ante las esperanzas de un estímulo más agresivo. Los valores de primera fila cedieron un 0,5% el lunes. El Nikkei japonés subió un 0,3%, tras subir un 1,6% la semana pasada y superar su récord anterior, mientras los toros buscan poner a prueba la barrera de los 40.000 puntos.

INFLACIÓN, TODO EL TIEMPO

Las cifras sobre los precios al consumo en Japón se publicarán el martes y se prevé que muestren que la inflación subyacente se ralentizó hasta el 1,8% en enero, la más baja desde marzo de 2022.

Un resultado suave se sumaría a los argumentos en contra de un endurecimiento por parte del Banco de Japón, aunque los responsables políticos parecen contar con el aumento de los salarios para justificar el fin de los tipos negativos en marzo o abril.

Las cifras sobre la inflación en la Unión Europea se publicarán el viernes, y se prevé que la inflación subyacente vuelva a ralentizarse hasta el mínimo desde principios de 2022, situándose en el 2,9% y acercando el día en que el Banco Central Europeo podría relajar su política.

Los mercados apuestan casi totalmente por un primer recorte en junio, mientras que en abril la probabilidad es del 36%.

La directora del BCE, Christine Lagarde, hablará más tarde el lunes, al igual que el economista jefe del Banco de Inglaterra.

Por cierto, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) celebra su primera reunión política del año el miércoles y hay alguna posibilidad de que realmente suba los tipos dada la obstinada inflación, aunque es probable que el país haya entrado en recesión en el cuarto trimestre.

El cambio en los precios de la Fed hizo que los rendimientos del Tesoro alcanzaran máximos de tres meses la semana pasada, aunque los bonos consiguieron repuntar el viernes. El mercado se enfrenta a una dura prueba más adelante en la sesión cuando el Tesoro venda 127.000 millones de dólares en pagarés a dos y cinco años, con otros 42.000 millones en papel a siete años que vencen el martes.

También existe el riesgo de que se cierren algunas agencias gubernamentales estadounidenses si el Congreso no logra acordar una prórroga del préstamo antes del viernes.

En los mercados de divisas, el aumento de los rendimientos de los bonos en todo el mundo ha sido un lastre para el yen, que tocó mínimos de varios meses frente al euro, y un mínimo de nueve años frente al dólar australiano y neozelandés.

A primera hora del lunes, el euro se situaba en 162,74 yenes, justo por debajo de su máximo de 163,45, mientras que el dólar se mantenía en 150,39 yenes, justo por debajo de su máximo de 150,88.

La moneda única se mantuvo estable en 1,0820 dólares, tras haber alcanzado brevemente los 1,0889 dólares la semana pasada.

En los mercados de materias primas, el oro bajó un poco, a 2.032 dólares la onza, tras haber subido un 1,4% la semana pasada.

Los precios del petróleo han bajado porque la preocupación por la demanda, sobre todo de China, ha pesado más que los riesgos para la oferta de Oriente Próximo.

El Brent bajó 40 centavos a 81,22 dólares por barril, mientras que el crudo estadounidense cayó 37 centavos a 76,12 dólares por barril.