La Unión Europea fracasó el viernes en su intento de acordar un decimocuarto paquete de sanciones contra Rusia, según dijeron diplomáticos de la UE, ya que Alemania se mantuvo firme en su postura sobre hasta qué punto las empresas de la UE serían responsables de las violaciones de las sanciones.

Los funcionarios de los 27 países de la UE llevan más de un mes debatiendo un paquete que incluye la prohibición de los transbordos de GNL ruso y un plan para responsabilizar a los operadores de la UE de las violaciones de las sanciones por parte de filiales y socios en terceros países.

Los embajadores tenían previsto debatir y tomar una decisión al respecto el viernes por la tarde, pero el tema de las sanciones fue retirado de la agenda de la reunión en el último momento. La próxima reunión de los embajadores está prevista para el miércoles.

La reunión del viernes a última hora tenía como objetivo alcanzar un acuerdo antes de la conferencia de paz sobre Ucrania que se celebrará en Suiza este fin de semana.

Hungría, el aliado más cercano de Rusia en la UE, se había resistido hasta ahora, pero parecía dispuesta a aceptar el paquete de sanciones, que requiere la unanimidad de la UE.

Sin embargo, diplomáticos de la UE dijeron que Alemania expresó reservas sobre el impacto en su industria de la cláusula sobre filiales y socios de terceros países.

Según el paquete de sanciones, la UE también iba a prohibir el acceso a sus puertos a los barcos que hayan contribuido al esfuerzo bélico de Rusia.

Esto podría incluir el transporte de mercancías que generen importantes ingresos para Rusia, mercancías o tecnología utilizadas en el sector de la defensa y la seguridad o el envío de combustibles fuera del sistema de precios máximos del G7.