La petrolera rusa Lukoil reinició la semana pasada una unidad de producción clave en su refinería de Volgogrado, la mayor del sur de Rusia, que fue cerrada a principios de mes tras resultar dañada en un ataque con drones, según informaron el lunes a Reuters dos fuentes del sector.

La planta, con una capacidad de producción de unos 300.000 barriles diarios (bpd), se incendió el 12 de mayo tras el ataque de un dron, según informaron las autoridades locales. Las fuentes dijeron que la unidad CDU-1 había resultado dañada en el ataque.

Lukoil no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Ucrania no confirma ni niega oficialmente los ataques contra refinerías de petróleo dentro de Rusia, pero afirma que las instalaciones son objetivos legítimos que ayudan al esfuerzo bélico ruso en un momento en que los ataques rusos están golpeando la infraestructura energética ucraniana.

La refinería de Volgogrado también fue atacada por drones en febrero y pudo realizar tareas de mantenimiento en 18 días.

La unidad CDU-1 tiene una capacidad de 18.590 toneladas métricas al día, y una producción anual de 6,5 millones de toneladas métricas, o 130.000 bpd, de petróleo.

Constituye el 43% de la capacidad de la refinería y representó el 49% del procesamiento real de la refinería en el primer trimestre de 2024. (Reportaje de Reuters; Redacción de Vladimir Soldatkin; Edición de Jan Harvey)