Por Dmitry Antonov

MOSCÚ, 13 jun (Reuters) -Rusia dijo el jueves que Estados Unidos no debería ponerse nervioso por la presencia de buques de guerra rusos en Cuba, pero que Occidente parecía hacer oídos sordos a cualquier señal diplomática de Moscú y sólo se daba por enterado cuando el Ejército o la Armada entraban en acción.

Una fragata de la armada rusa y un submarino de propulsión nuclear llegaron al puerto de La Habana el miércoles, una escala que Estados Unidos y Cuba dijeron que no representaba ninguna amenaza, pero que fue ampliamente vista como una demostración de fuerza rusa a medida que aumentan las tensiones por la guerra de Ucrania.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo que no había pruebas de que Rusia transfiriera misiles a Cuba, pero que Estados Unidos se mantendría vigilante.

Al ser preguntado por el supuesto nerviosismo en Washington ante el temor de que Rusia pudiera trasladar personal militar a Cuba o incluso crear una base militar en la isla, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que tales ejercicios eran una práctica habitual.

"Se trata de una práctica normal para todos los Estados, incluida una potencia marítima tan grande como Rusia", declaró Peskov a la prensa. "Así que no vemos ninguna razón para preocuparse en este caso".

La fragata Almirante Gorshkov y el submarino de propulsión nuclear Kazan, medio sumergido con su tripulación en cubierta, llegaron a Cuba el miércoles tras realizar un entrenamiento de "armas de misiles de alta precisión" en el océano Atlántico.

El Ministerio de Asuntos Exteriores cubano afirmó que los buques no llevaban armas nucleares, una afirmación de la que se hicieron eco funcionarios estadounidenses.

Cuando se le preguntó qué señal estaba enviando Moscú, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, dijo que Occidente nunca parecía darse por enterado cuando Rusia enviaba señales a través de canales diplomáticos.

"En cuanto se trata de maniobras o viajes por mar, inmediatamente oímos preguntas y el deseo de saber de qué tratan estos mensajes", dijo Zakharova. "¿Por qué sólo llegan a Occidente señales relacionadas únicamente con nuestro Ejército y nuestra Armada?".

"¿Por qué Occidente permanece completamente sordo, y luego se inventa las campañas más poderosas para impedir que las señales rusas entren en su reino de la información?".

(Reporte de Dmitry Antonov; Editado en Español por Ricardo Figueroa)