Por Andreas Rinke y Olena Harmash

BERLÍN, 11 jun (Reuters) -Ucrania y sus aliados recabaron apoyos durante una conferencia celebrada el martes en Berlín para proteger las ciudades ucranianas de los misiles rusos e instaron a las empresas internacionales a depositar su confianza, y miles de millones de dólares, en la reconstrucción de posguerra.

Kiev espera que la conferencia de recuperación consolide sus credenciales como futuro miembro de la Unión Europea merecedor de enormes inyecciones de financiación para la reconstrucción, incluso a pesar de que las fuerzas rusas siguen avanzando lentamente en el este de Ucrania.

Suiza acoge este fin de semana una cumbre para buscar un camino hacia la paz en Ucrania, pero ha sido rechazada por China y tachada de pérdida de tiempo por Rusia, que no fue invitada.

En su intervención junto al canciller alemán, Olaf Scholz, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, afirmó que Rusia ya ha destruido infraestructuras energéticas suficientes para abastecer a las ciudades de Berlín y Múnich juntas.

Su plan es conseguir promesas de miles de millones de euros para defensa y acuerdos para construir un sistema energético nuevo y más moderno.

"Ucrania está sufriendo la forma más destructiva de la visión rusa de la energía como arma", declaró Zelenski.

Citando estimaciones del Banco Mundial según las cuales Ucrania podría necesitar 500.000 millones de dólares en una década, Scholz dijo que había que ofrecer a las empresas argumentos comerciales para invertir, y habló del potencial de Ucrania en sectores como las energías renovables, las tecnologías de la información y los productos farmacéuticos.

También dijo que Alemania está enviando más sistemas de defensa antiaérea para reforzar las defensas de Ucrania frente a la avalancha de ataques rusos contra ciudades e infraestructuras críticas, más de dos años después de que Rusia lanzara una invasión a gran escala.

(Reporte de Andreas Rinke, Rachel More, Andrey Sychev, Olena Harmash, Anastasiia Malenko, John O'Donnell, Alvise Armellini, Max Hunder y Dan Peleschuk; reporte adicional de Tom Sims; escrito por Matthias Williams; editado en español por Mireia Merino y Carlos Serrano)