Estados Unidos debe impulsar los lazos comerciales con los países africanos para frenar la dependencia de China en el suministro de minerales fundamentales, afirmó el martes un grupo de expertos con sede en Washington.

"La seguridad económica y nacional de EE.UU. depende de que se garantice un suministro fiable de minerales críticos, incluidos los procedentes de África", afirmó el Instituto de la Paz de EE.UU. en un informe.

EE.UU. depende casi al 100% de "entidades extranjeras preocupantes", principalmente China, para minerales críticos clave, dijo, y debe idear sus propias fuentes de suministro para evitar quedarse corto y vulnerable a las restricciones de exportación de China.

Las empresas mineras occidentales van a la zaga de sus rivales chinas en la carrera por explotar los abundantes recursos minerales de África, clave para sectores que van desde la fabricación de vehículos eléctricos hasta las industrias de defensa.

Para contrarrestar la ventaja de China en África, Washington debe desplegar "una diplomacia comercial más vigorosa con la vista puesta en la creación de una asociación de minerales críticos en África", según el informe de 76 páginas.

Una opción para Estados Unidos sería incrementar la diplomacia comercial en países como la República Democrática del Congo, primer proveedor mundial de cobalto, y Zambia, segundo productor africano de cobre, según el informe.

La competencia por conseguir minerales en África se está recrudeciendo a medida que las empresas de Oriente Próximo, ricas en efectivo, se unen a la carrera.

Mientras que las empresas mineras occidentales siguen viendo obstáculos para invertir en países como el Congo, que carece de infraestructuras vitales como carreteras y electricidad adecuada, los mineros chinos han reforzado su dominio en el país y están ampliando las inversiones en toda África.

La Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo dijo en febrero que podría ampliar la financiación de proyectos en África para ayudar a reducir el riesgo de invertir en países como el Congo, que algunos inversores siguen percibiendo como de alto riesgo.

El desbloqueo de la inversión estadounidense en el Congo podría verse favorecido por la reapertura de su consulado en Lubumbashi, cerrado en los años noventa tras el final de la Guerra Fría, según el informe del martes del USIP.

El gobierno también debe dar prioridad al pleno desarrollo de un memorando de entendimiento con el Congo y Zambia que podría ayudar a orientar a los inversores privados estadounidenses a lo largo de la cadena de suministro de metales para baterías, según el informe.

Estados Unidos ha intervenido para respaldar el Corredor de Lobito, un enlace ferroviario desde el cinturón de cobre de África central que es clave para la exportación de metales a través del puerto angoleño de Lobito.

Estados Unidos "simplemente no está a la altura, ni siquiera cerca, de competir con China" en la inversión y la diplomacia de los minerales críticos en África, y necesita adoptar un enfoque enérgico, afirmó la USIP.

José Fernández, subsecretario de Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente del Departamento de Estado de EE.UU., declaró el mes pasado que EE.UU. mantiene conversaciones regulares con la minera estatal congoleña Gecamines.

Aún así, es improbable que el gobierno de EE.UU. iguale los niveles de recursos y el ecosistema minero que China esgrime para conseguir contratos mineros, dijo el USIP, aunque "los esfuerzos concertados de EE.UU. para conseguir inversiones mineras estadounidenses en África pueden tener éxito". (Reportaje de Felix Njini en Johannesburgo, Ernest Scheyder en Houston y Daphne Psaledakis en Washington Edición de Peter Graff)