La Bolsa de Milán cae con fuerza al final de la mañana en medio de la debilidad de las bolsas europeas, contagiada por el nerviosismo de los inversores ante la incertidumbre política en Francia antes de las elecciones anticipadas anunciadas por sorpresa por Emmanuel Macron tras su derrota en las elecciones europeas.

París perdió más de un 2%, y los principales bancos registraron caídas de hasta más del 5%, mientras que los rendimientos de la deuda pública francesa van camino de registrar el mayor salto semanal, de más de 20 puntos básicos, desde la crisis de la deuda del euro, según datos de Lseg. El voto en Francia a finales de mes también será decisivo para entender el equilibrio político en Europa.

El índice de renta variable italiano, en particular, está pagando su fuerte exposición al sector bancario, así como la hipersensibilidad del mercado al diferencial de la deuda nacional. Tras caer ayer más de un 2%, hacia las 12.40 horas el Ftse Mib perdía un 2,7% con volúmenes intensos cercanos a los 1.400 millones de euros. El saldo desde el inicio de la semana, es decir, desde el voto europeo, se sitúa actualmente en torno al -4,8%.

Los futuros de los índices estadounidenses también bajan.

Entre los valores en evidencia:

El índice bancario pierde un 4%. Intesa Sanpaolo perdió un 3,4%, UniCredit un 4,5%, Bper y Mps un 4,6%. Los tres últimos perdieron alrededor de un 5%.

"Los bancos italianos están cayendo porque se ven afectados por la debilidad de los bancos franceses y por la ampliación del diferencial", afirma un operador. El diferencial de rentabilidad entre Italia y Alemania subió a 157 puntos desde los 148 del cierre de ayer.

El sector automovilístico también bajó (-2,6%), presionado incluso en el resto de Europa por el temor a represalias tras los aranceles anunciados en los últimos días por la UE a las importaciones de coches eléctricos procedentes de China. Stellantis perdió más de un 3%.

Las ventas también afectaron a otros sectores industriales y a los artículos de lujo.

Entre las escasas señales positivas estuvieron las defensivas Amplifon (+1,8%) y Campari (+0,41%). Saipem obtuvo buenos resultados, mientras que el resto del sector energético sucumbió al tono negativo general.

(Claudia Cristoferi, edición Stefano Bernabei)