23 nov (Reuters) - El índice bursátil español Ibex-35 abrió el jueves con tendencia indecisa, tras una racha alcista que lo ha dejado a las puertas de la barrera de los 9.900 puntos, a la espera de nuevas referencias que determinan el rumbo a medio plazo.

La renta variable sigue haciendo cábalas sobre las perspectivas de los tipos de interés en las grandes economías el año que viene, sin que acabe de arraigarse la confianza en recortes tempranos, ante los mensajes contradictorios lanzados por los representantes de los bancos centrales.

Con la sensación creciente de que los dirigentes monetarios están tratando de contener las esperanzas de dinero más barato para no ver desbaratada su estrategia contra la inflación, independientemente de las medidas que tomen, cobra más importancia si cabe la interpretación de los indicadores macroeconómicos.

El jueves las únicas cifras llegarán de Europa, donde se conocerán los sondeos empresariales PMI de noviembre que, según indica la casa de valores Renta 4, "se espera que muestren muy ligeros síntomas de recuperación, pero manteniéndose en zona clara de contracción, especialmente en el componente manufacturero".

Estos analistas añaden que también habrá interés en las actas de la reunión que celebró el Banco Central Europeo (BCE) a finales de octubre, donde no modificó los tipos de interés con la esperanza de que el hecho de mantenerlos altos una buena temporada bastaría para reencauzar la inflación.

"En cualquier caso, esperamos que se repita que la política monetaria será data-dependiente, en un contexto en que la evolución de los precios energéticos es incierta (dado el contexto de riesgo geopolítico), mientras que sigue existiendo riesgo sobre los salarios (mercados laborales se mantienen muy fuertes)", dijeron.

El mercado seguía también pendiente de los acontecimientos en Oriente Próximo, tras la tregua acordada entre Israel y Hamás, así como del precio del crudo, que caía más de un 1% ante la incertidumbre sobre los próximos pasos de la OPEP+.

En todo caso, el volumen de negociación se verá limitado debido a la festividad de Acción de Gracias en Estados Unidos.

A las 0813 GMT del jueves, el selectivo bursátil español Ibex-35 caía 9,90 puntos, un 0,10%, hasta 9.877,50 puntos, todavía en los niveles más altos desde febrero de 2020, antes de que se generalizaran los confinamientos por COVID-19, mientras que el índice de grandes valores europeos FTSE Eurofirst 300 avanzaba un 0,04%.

En el sector bancario, Santander perdía un 0,04%, BBVA se anotaba un 0,12%, Caixabank cedía un 0,07%, Sabadell caía un 0,60%, Bankinter se dejaba un 0,25% y Unicaja Banco subía un 1,31%.

Entre los grandes valores no financieros, Telefónica se anotaba un 0,24%, Inditex cedía un 0,30%, Iberdrola se dejaba un 0,05%, Cellnex ganaba un 0,24% y la petrolera Repsol subía un 0,58%.

Destacaba la caída de Endesa, del 2%, tras actualizar sus planes para los próximos ejercicios, con unas previsiones en la parte baja del rango previsto anteriormente para 2023.

(Información de Tomás Cobos; editado por Benjamín Mejías Valencia)