La Ley de Autorización de la Defensa Nacional, o NDAA, es una de las pocas leyes importantes que el Congreso estadounidense aprueba cada año, una práctica que comenzó en 1961.

La legislación lo regula todo, desde los aumentos salariales para los miembros del servicio y las compras de barcos y aviones hasta políticas como el apoyo a socios extranjeros como Taiwán.

A última hora del miércoles se dio a conocer una versión de compromiso del proyecto de ley de defensa y política de seguridad nacional, de 886.000 millones de dólares, tras las negociaciones entre republicanos y demócratas. El Congreso podría empezar a votar el proyecto en los próximos días.

He aquí algunos puntos destacados de la legislación:

AUMENTO SALARIAL

El proyecto de ley prevé un aumento salarial del 5,2% para los miembros de las fuerzas armadas y aumenta el presupuesto total de seguridad nacional de la nación en cerca de un 3%, hasta los 886.000 millones de dólares.

PROHIBICIÓN DE LAS BATERÍAS FABRICADAS POR EMPRESAS CHINAS

El proyecto de ley enumera ciertas empresas chinas fabricantes de baterías que, según dice, no pueden optar a las adquisiciones del Departamento de Defensa.

Dice que, a partir de octubre de 2027, no podrán asignarse fondos autorizados al Departamento de Defensa para adquirir baterías fabricadas por CATL, BYD Company, Envision Energy, EVE Energy, Gotion High Tech y Hithium Energy Storage Technology.

Varios legisladores republicanos y demócratas han dado la voz de alarma sobre las posibles amenazas a la seguridad que plantean las baterías de almacenamiento chinas, argumentando que Estados Unidos corre el riesgo de crear una dependencia crítica de su máximo rival en lo que respecta a estos dispositivos, que pueden presentar vulnerabilidades cibernéticas y poner en peligro las redes energéticas.

TAIWÁN

El proyecto de ley aboga por reforzar la asociación de Estados Unidos con Taiwán, con el objetivo de "mejorar las capacidades defensivas de Taiwán y promover unas relaciones pacíficas a través del estrecho" con China. Dice que Washington "establecerá un programa integral de entrenamiento, asesoramiento y desarrollo de capacidades institucionales para las fuerzas militares de Taiwán."

Estados Unidos es el respaldo internacional y el proveedor de armas más importante de Taiwán, aunque Washington no reconoce formalmente a su gobierno, manteniendo relaciones oficiales sólo con Pekín, que reclama la isla como territorio propio.

AMPLIACIÓN DE LA LEY DE VIGILANCIA NACIONAL

El proyecto de ley de más de 3.000 páginas amplía otros cuatro meses la autoridad de vigilancia doméstica que permite a las fuerzas de seguridad espiar a los estadounidenses sin orden judicial, dando a los legisladores más tiempo para reformar o mantener el controvertido programa.

La prórroga de la disposición de vigilancia -conocida como Sección 702 de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA)- estaba metida en la página 2.353 del proyecto de ley.

URANIO

Según el proyecto de ley, el Departamento de Energía creará un "Programa de Seguridad del Combustible Nuclear" y promoverá la disponibilidad nacional de uranio para alimentar reactores avanzados. (Reportaje de Kanishka Singh en Washington; Edición de Don Durfee y Jonathan Oatis)