El ejército de Taiwán movilizó sus fuerzas y dijo que confiaba en poder proteger la isla después de que China iniciara el jueves dos días de ejercicios de "castigo" alrededor de Taiwán en lo que dijo era una respuesta a "actos separatistas".

He aquí algunas reacciones a los simulacros militares:

WU XINBO, DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS AMERICANOS DE LA UNIVERSIDAD DE FUDAN EN SHANGHAI:

"Los simulacros que rodean la isla, es darle (al nuevo presidente de Taiwán Lai Ching-te) un golpe en la cabeza con el fin de conmocionar y asustar a Lai y a las fuerzas independentistas de Taiwán en la isla. También es, sin duda, un golpe para Estados Unidos.

Los ejercicios conjuntos Espada-2024A de este año tienen una intensidad muy fuerte, lo que demuestra que la China continental está dispuesta a aumentar su capacidad de disuasión frente a las fuerzas independentistas de Taiwán y a reforzar su capacidad de moldear la situación del estrecho de Taiwán en respuesta a los cambios internos de Taiwán. Creo que los simulacros militares de choque y pavor a partir de hoy serán una rutina".

TENIENTE GENERAL STEPHEN SKLENKA, SUBCOMANDANTE DEL MANDO DEL INDO PACÍFICO DE EE.UU., EN CANBERRA:

"La normalización de acciones anormales, eso es lo que está ocurriendo. Que esperemos ese comportamiento no significa que no debamos condenarlo. Tenemos que condenarlo públicamente y tiene que venir de nosotros pero también tiene que venir de las naciones de la región... es mucho más poderoso cuando viene de las naciones de esta región. Es preocupante pero también creo en el fondo de mi corazón que el conflicto entre nuestras dos naciones no es inevitable y no es una conclusión inevitable".