Los principales índices de Wall Street cayeron el lunes, ya que los inversores mantuvieron la cautela ante una serie de datos económicos esta semana que probablemente pondrán a prueba la narrativa sobre un recorte de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal a principios del próximo año.

Las acciones estadounidenses iniciaron diciembre con una nota alcista, ampliando las ganancias del mes anterior impulsadas por unos sólidos beneficios y las expectativas de que la Reserva Federal había terminado con su campaña de subidas de tipos.

El índice de referencia S&P 500 registró el viernes su cierre más alto del año, ya que las declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, reforzaron la visión de máximos en los tipos.

Presionando a la renta variable el lunes estuvieron los mayores rendimientos del Tesoro estadounidense, que hicieron menos atractivas las rentabilidades de las acciones.

Nombres de megacapitalización como Nvidia, Meta Platforms y Apple cayeron entre un 0,7% y un 2,6%.

Los operadores han puesto en precio la probabilidad de que el banco central mantenga los tipos sin cambios la próxima semana, con cerca del 59% apostando por recortes de tipos a partir de marzo de 2024, según la herramienta FedWatch del CME Group.

Sin embargo, algunos analistas han advertido de que los mercados se han apresurado demasiado a poner en precio unos tipos de interés más bajos.

"Probablemente será más bien en el tercer trimestre, porque la Fed nos ha dicho en múltiples ocasiones que estará alta durante más tiempo y quiere asegurarse de que la inflación ha sido realmente estrangulada", dijo Sam Stovall, estratega jefe de inversiones de CFRA Research en Nueva York, refiriéndose al momento de la primera bajada de tipos.

Sin embargo, Stovall dijo que aún es posible un repunte de Santa Claus a medida que las acciones repunten desde un probable mínimo de mediados de diciembre debido a la cosecha de pérdidas fiscales, un proceso en el que los inversores venden acciones de bajo rendimiento para bloquear beneficios fiscales.

Una serie de informes económicos a lo largo de la semana proporcionarán un indicador de la senda de los tipos de interés, así como de la posibilidad de un "aterrizaje suave", en el que la Reserva Federal consiga controlar la inflación, al tiempo que evita una recesión.

Los inversores están pendientes de las lecturas sobre la actividad del sector servicios estadounidense y de una encuesta sobre las ofertas de empleo, mientras que el informe sobre las nóminas no agrícolas de noviembre acaparará la atención el viernes.

A los descensos del lunes se sumaron los renovados temores a un recrudecimiento de la guerra entre Israel y Hamás tras un ataque a tres buques comerciales en el sur del Mar Rojo.

Las acciones de Alaska Air Group cayeron un 17,1% después de que la aerolínea dijera el domingo que adquiriría a su par Hawaiian Holdings por 1.900 millones de dólares, incluida la deuda. Las acciones de Hawaiian casi triplicaron su valor.

A las 9:38 a.m. ET, el Promedio Industrial Dow Jones perdía 91,28 puntos, o 0,25%, a 36.154,22, el S&P 500 perdía 28,24 puntos, o 0,61%, a 4.566,39, y el Nasdaq Composite perdía 136,74 puntos, o 0,96%, a 14.168,30.

Las acciones de firmas de criptodivisas como Coinbase Global , Riot Platforms y Marathon Digital subieron entre un 6% y un 13%, mientras el bitcoin cruzaba los 40.000 dólares por primera vez este año.

Las emisiones bajistas superaron en número a las alcistas en una proporción de 1,72 a 1 en la Bolsa de Nueva York. Las emisiones en avance superaron a las bajistas en una proporción de 1,07 a 1 en el Nasdaq.

El índice S&P registró ocho nuevos máximos de 52 semanas y ningún nuevo mínimo, mientras que el Nasdaq registró 46 nuevos máximos y 17 nuevos mínimos.