Ha sido un año brillante para los principales índices bursátiles estadounidenses, pero un rincón económicamente sensible del mercado sobresale como una llaga.

El Promedio Dow Jones de Transporte ha caído cerca de un 5% en lo que va de año, un contraste significativo con la subida del 9% en lo que va de año del índice de referencia S&P 500 y el 1% del Promedio Industrial Dow Jones, que superó los 40.000 puntos por primera vez este mes.

Mientras que los principales índices, como el S&P 500, el Nasdaq Composite y el Dow, han marcado nuevos máximos históricos este año, el Dow de transportes aún no ha superado su récord de noviembre de 2021, y se encuentra en torno a un 12% por debajo de ese nivel.

Algunos inversores afirmaron que las dificultades del índice de transportes de 20 valores -que incluye a operadores ferroviarios, aerolíneas, empresas de transporte de paquetes y firmas de camiones- podrían ser una señal de debilidad de la economía o impedir que el mercado en general siga registrando ganancias significativas a menos que se recuperen.

Los transportes del Dow son "un barómetro de la actividad económica futura", afirmó Chuck Carlson, director ejecutivo de Horizon Investment Services. "Pueden estar indicando que aunque una recesión no es inminente, que probablemente haya una ralentización de la economía que se avecina".

La debilidad de los transportes es un ejemplo de cómo las ganancias en el S&P 500, liderado por la tecnología -impulsado por valores de megacapitalización como el gigante de los semiconductores Nvidia-, pueden estar eclipsando unos resultados más débiles en otros rincones de la economía tras el endurecimiento más agresivo de la política monetaria de la Reserva Federal en décadas.

Otras áreas que han sufrido dificultades son los valores de pequeña capitalización, que algunos analistas consideran más sensibles al crecimiento económico que los de gran capitalización, así como las acciones inmobiliarias y algunos valores de consumo de alto perfil como Nike, McDonald's y Starbucks.

Los datos de esta semana mostraron que la economía estadounidense creció a una tasa anualizada del 1,3% en el primer trimestre, por debajo del ritmo del 3,4% del cuarto trimestre de 2023. Una prueba clave para la fortaleza de la economía y para los mercados llegará con la publicación el 7 de junio del informe mensual sobre el empleo en Estados Unidos.

Entre los transportes del Dow, los mayores rezagados en lo que va de año son la empresa de alquiler de coches Avis Budget, con un descenso del 37%, la firma de transporte por camión J.B. Hunt Transport, con un descenso del 21%, y American Airlines, con un descenso del 17%.

Las acciones de las principales empresas de transporte de paquetes UPS y FedEx, han bajado un 13% y un 1% respectivamente, mientras que las de los ferrocarriles Union Pacific y Norfolk Southern se han desplomado alrededor de un 7%. Sólo cuatro de los 20 componentes han superado al S&P 500 en lo que va de año.

Matthew Miskin, codirector de estrategia de inversión de John Hancock Investment Management, dijo que podría ser más difícil para el mercado en general romper significativamente al alza a menos que los transportes recuperen impulso.

"Hay algo que decir acerca de que las tripas del mercado no confirmen necesariamente máximos históricos en el conjunto del S&P 500", dijo Miskin. "Así que la suavidad en algunos de los transportes, creo que justifican cierta cautela".

Las acciones han retrocedido esta semana, con el S&P 500 bajando más de un 2% desde el máximo histórico alcanzado a principios de mayo, y el aumento de los rendimientos de los bonos ha provocado inquietud sobre el comportamiento de la renta variable.

No todos los inversores creen que el índice de transporte refleje la economía en general. El índice está ponderado por el precio, como el Dow industrial -en lugar de ponderado por el valor de mercado como muchos índices- e incluye sólo 20 valores.

Mientras tanto, a otro grupo también considerado un barómetro económico -los semiconductores- le ha ido mucho mejor.

El índice de semiconductores Philadelphia SE ha ganado un 20% este año, ya que los inversores acuden en masa a Nvidia y otras empresas de chips preparadas para capitalizar el entusiasmo por el potencial empresarial de la inteligencia artificial.

La tendencia general del mercado sigue siendo alcista para Carlson, de Horizon, que hace un seguimiento conjunto del Dow de transportes y el Dow de industriales para determinar las tendencias del mercado, lo que se conoce como "Teoría Dow".

Pero el hecho de que los transportes cerraran el miércoles en su punto más bajo desde noviembre es preocupante, dijo.

"No quiere decir que los industriales y el mercado en general no puedan seguir subiendo", dijo Carlson. "Pero la probabilidad de hacerlo de forma sostenida, creo, disminuye con los transportes haciendo nuevos mínimos intermedios".