Los fondos de renta variable de EE.UU. registraron salidas en la semana que finalizó el 29 de noviembre, ya que los inversores recogieron beneficios tras una fuerte subida y se mostraron cautelosos ante algunos informes económicos clave y resultados de beneficios.

Los fondos de renta variable estadounidenses sufrieron salidas por valor de unos 3.310 millones de dólares durante la semana, la primera venta neta semanal desde el 1 de noviembre, según mostraron los datos de LSEG.

Durante la semana, los participantes en el mercado siguieron de cerca las próximas publicaciones, como el "Libro Beige" de la Reserva Federal y los datos del índice de gasto de consumo personal de octubre, en busca de información sobre las próximas decisiones del banco central estadounidense en materia de tipos de interés.

El gasto de los consumidores estadounidenses aumentó moderadamente en octubre, mientras que el incremento anual de la inflación fue el menor en más de dos años y medio, signos de enfriamiento de la demanda que reforzaron las expectativas de que la campaña de subidas de tipos de interés de la Reserva Federal había terminado.

Los analistas señalaron que los inversores recogieron beneficios durante la semana, ya que los índices bursátiles de referencia, el Dow, el S&P 500 y el Nasdaq, registraron ganancias superiores al 8% en noviembre, su mejor rendimiento mensual desde al menos octubre de 2022.

Los inversores retiraron 3.320 millones de dólares, 2.970 millones de dólares y 500 millones de dólares, respectivamente, de fondos de renta variable de capitalización múltiple, pequeña y mediana.

Aun así, los fondos de renta variable de gran capitalización estadounidense recibieron unos 6.810 millones de dólares, su sexta entrada semanal consecutiva.

El sector tecnológico se enfrentó a ventas netas por valor de 2.190 millones de dólares, después de tres semanas consecutivas de compras. Los inversores también retiraron 526 millones de dólares de los fondos del sector sanitario, pero volcaron 390 millones de dólares en el financiero.

Los fondos de bonos estadounidenses perdieron 1.770 millones de dólares durante la semana después de unas ventas netas por valor de 262 millones de dólares en la semana anterior.

Los fondos gubernamentales y del Tesoro estadounidenses a corto/medio plazo registraron una cuarta salida semanal consecutiva, por valor de unos 2.010 millones de dólares.

Los inversores también se deshicieron de 660 millones de dólares de fondos de renta fija general imponible nacional, pero vertieron 381 millones y 273 millones, respectivamente, en fondos hipotecarios y de alto rendimiento.

Los fondos del mercado monetario estadounidense recibieron entradas por valor de 68.280 millones de dólares, la mayor cantidad desde el 22 de marzo.