El rebote de los precios del cobre se detuvo el jueves al estabilizarse el dólar estadounidense después de que la Reserva Federal retrasara el recorte de los tipos de interés hasta finales de este año.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) bajaba un 0,7% a 9,877 dólares por tonelada métrica hacia las 1032 GMT.

El miércoles se disparó por encima de los 10.000 dólares después de que la inflación de mayo en EE.UU. fuera más lenta de lo esperado, lo que reforzó las expectativas de un recorte de tipos más temprano.

"Teníamos un sentimiento alcista tras los datos de inflación de ayer, pero luego la declaración de la Fed tras el cierre de la LME sugirió que sólo habría un recorte este año", dijo Robin Montefusco de Sucden Financial.

En las últimas semanas se observaron tomas de beneficios, dijo, y es probable que los precios del cobre se mantengan en un rango con un nivel de soporte clave en los 9.500 dólares.

El dólar se estabilizó después de que la Fed mantuviera estables los tipos de interés el miércoles. Un dólar más fuerte hace que los metales cotizados en verde sean más caros para los tenedores de otras divisas.

Los compradores de cobre aún no han vuelto al mercado, aunque los precios han retrocedido un 11% desde el máximo histórico alcanzado en mayo.

El jueves llegó más cobre a los almacenes registrados en la LME de Taiwán y Corea del Sur, ya que los productores chinos aprovecharon los precios récord de la LME en mayo para exportar su cobre.

Las existencias de cobre de la LME aumentaron un 22% hasta las 127.343 toneladas en el último mes < MCUSTX-TOTAL>.

"Los precios estarán dentro de un rango hasta que tengamos mejores cifras del mercado chino sobre la narrativa de la demanda", dijo el corredor.

El aluminio LME cayó un 0,5% a 2.563,50 $ la tonelada, el níquel bajó un 2% a 17.700 $, el zinc cedió un 0,7% a 2.874,5 $, el plomo subió un 0,3% a 2.179 $ y el estaño se mantuvo plano en 33.400 $. (Reportaje de Julian Luk en Londres; Edición de Mrigank Dhaniwala)