Tanzania está a la espera de que el gabinete apruebe un proyecto de gas natural licuado (GNL) de 42.000 millones de dólares para desbloquear el yacimiento de gas natural de 57,5 billones de pies cúbicos.

Su ministerio de Energía acordó en mayo un acuerdo con Equinor, Shell y Exxon Mobil para el desarrollo de una terminal de exportación de GNL tras años de retrasos.

"El tiempo corre, vamos con retraso, hagámoslo realidad", declaró el viceprimer ministro y ministro de Energía de Tanzania, Doto Biteko, durante una ceremonia de firma en la capital, Dodoma, a última hora del jueves.

La ministra ugandesa de Energía, Ruth Nankabirwa, hizo un llamamiento a las instituciones financieras para que ofrezcan créditos baratos para financiar el proyecto.

"Este gas no será asequible si utilizamos dinero caro", dijo Nankabirwa, sin dar un calendario para la construcción.

Junto con la francesa TotalEnergies y la china CNOOC, los dos países también están desarrollando actualmente un oleoducto de 1.445 kilómetros de longitud para ayudar a transportar el crudo de los yacimientos petrolíferos de Uganda a los mercados internacionales a través de un puerto en la costa tanzana del océano Índico.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha declarado que el país está deseando utilizar el mismo corredor de oleoductos de crudo para transportar gas natural barato desde Tanzania.