La petrolera portuguesa Galp Energia afirmó el domingo que había concluido la primera fase de exploración en el yacimiento de Mopane, frente a las costas de Namibia, y estimó que podría contener al menos 10.000 millones de barriles de petróleo.

Galp dijo que realizó operaciones de prueba en el pozo Mopane-1X en enero y en el pozo Mopane-2X en marzo. En ambos pozos, separados por 8 kilómetros, dijo que "se descubrieron importantes columnas de petróleo ligero en arenas yacimiento de alta calidad".

El yacimiento de Mopane está situado en la cuenca de Orange, a lo largo de la costa del país del sur de África, donde Shell y la francesa TotalEnergies han realizado varios descubrimientos de petróleo y gas.

Galp afirmó que los caudales logrados durante las pruebas alcanzaron el límite máximo permitido de 14.000 barriles diarios, lo que podría posicionar a Mopane como un importante descubrimiento comercial.

"Sólo en el complejo de Mopane, y antes de perforar pozos adicionales de exploración y evaluación, las estimaciones de hidrocarburos in situ son de 10.000 millones de barriles equivalentes de petróleo, o más", dijo Galp.

Galp posee una participación del 80% en la Licencia de Exploración Petrolífera 83 (PEL 83), que abarca una superficie de casi 10.000 kilómetros cuadrados en la cuenca de Orange.

Namibia podría convertirse en una nueva fuente de ingresos para Galp, que actualmente tiene fuertes inversiones frente a las costas de Brasil y también está presente en un proyecto de gas natural en la cuenca Rovuma de Mozambique.

Galp ha indicado anteriormente que podría lanzar un proceso para atraer a otros inversores a sus proyectos en Namibia, ya que podrían alcanzar una gran escala.

El grupo de productores de petróleo OPEP+, que ha perdido a Angola y a otros países en los últimos años, tiene en el punto de mira a Namibia para su posible adhesión, ya que podría convertirse en el cuarto mayor productor de África en la próxima década, según declaró a Reuters un funcionario de la industria africana. (Reportaje de Sergio Goncalves; edición de Christina Fincher)