Los precios del cobre alcanzaron el martes máximos de dos años al volver la atención a la escasez de suministros y a las esperanzas de una mayor demanda en China, principal consumidor, donde las autoridades planean nuevas medidas para apuntalar la economía.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres (LME) subía un 0,8% a 9.986 $ la tonelada métrica a las 0937 GMT tras tocar los 10.118 $. Los precios alcanzaron un máximo de dos años de 10.208 dólares la semana pasada.

"Todo esto tiene que ver con los suministros futuros, o con la falta de ellos", dijo un operador, añadiendo que la OPA de BHP sobre Anglo American tiene que ver con el cobre y que los compradores chinos han vuelto al mercado tras los días festivos de la semana pasada.

Los analistas prevén déficits de suministro este año y los siguientes, a medida que se acelere la demanda de vehículos eléctricos y de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y la automatización.

Una unión de BHP y Anglo American crearía una entidad que controlaría el 10% del suministro mundial de cobre, superando a la chilena Codelco y a Freeport-McMoRan.

El máximo órgano decisorio chino afirmó la semana pasada que intensificaría el apoyo a la economía con políticas monetarias prudentes y fiscales proactivas, incluidos los tipos de interés y los coeficientes de reservas obligatorias (RRR) de los bancos.

Los operadores afirman que los informes de que la ciudad china de Shenzhen estaba relajando las restricciones a la compra de viviendas en algunos distritos en un intento de impulsar el mercado inmobiliario -un gran consumidor de materiales industriales- también habían impulsado el apetito por el cobre de la LME.

También ayudó la caída de las existencias de cobre en los almacenes registrados en la LME < MCUSTX-TOTAL>, que han descendido un 35% hasta 107.350 toneladas métricas desde principios de año.

"El panorama de la oferta, aunque mejora, sigue siendo precario. Las minas están a una sola huelga o catástrofe natural de volver a agarrotarse", afirmó el consultor de Marex Edward Meir.

"Además, la chatarra sigue siendo limitada, a pesar del fuerte repunte de los precios del cobre. Las unidades de chatarra que normalmente se filtran en el mercado a rebufo de tal fortaleza nunca se materializaron".

En otros metales, el aluminio subió un 0,7% a 2.570 $ la tonelada, el zinc subió un 0,7% a 2.925 $, el plomo subió un 1% a 2.238 $, el estaño sumó un 1,3% a 32.405 $ y el níquel bajó un 0,8% a 19.080 $.