Natalia Komarova, la gobernadora de la región siberiana de Janti-Mansiisk, rica en petróleo, que el año pasado fue criticada por unos comentarios que hizo sobre la guerra en Ucrania, anunció el jueves que dimitía de su cargo.

En un vídeo publicado en su canal oficial de Telegram, Komarova, que supervisaba una región que representa más del 40% de la producción total de petróleo de Rusia, dijo que se trasladaba a otro trabajo no revelado aunque su mandato no expira hasta el año que viene.

Komarova, que no explicó qué había motivado su decisión, fue criticada el año pasado por un activista antibelicista que pidió que fuera procesada por desacreditar al ejército ruso después de que pareciera sugerir que Moscú no había necesitado o no estaba preparado para lo que denomina su operación militar especial en Ucrania.

Sus ayudantes dijeron que sus comentarios se habían sacado de contexto y que Komarova apoyaba al ejército.

En su vídeo de dimisión, agradeció al presidente Vladimir Putin su confianza y habló de los esfuerzos realizados por las fuerzas rusas en el frente.

Komarova, de 68 años, era la única gobernadora en activo y llevaba al frente de la administración regional desde 2010.

Antes de eso, había dirigido el comité de recursos naturales en la cámara baja del parlamento ruso, la Duma Estatal.

La prensa local ha señalado al alcalde de la ciudad de Tyumen, Ruslan Kukharuk, como su sucesor como gobernador. (Reportaje de Vladimir Soldatkin Edición de Andrew Osborn)