Los precios del petróleo cayeron en las primeras operaciones del jueves, mientras los inversores digerían que la Reserva Federal de EE.UU. probablemente había aplazado a diciembre un posible recorte de los tipos de interés, al tiempo que las abundantes existencias de crudo y combustible en EE.UU. también pesaron en el mercado.

Los futuros del crudo Brent perdían 23 centavos, o un 0,3%, a 82,37 dólares el barril, hacia las 0415 GMT, y los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) caían 20 centavos, o un 0,3%, a 78,30 dólares. Ambas referencias habían ganado alrededor de un 0,8% en la sesión anterior.

La Fed mantuvo los tipos estables el miércoles y retrasó el inicio de la relajación de su política monetaria hasta quizás diciembre.

Unos costes de endeudamiento más elevados tienden a frenar el crecimiento económico y, por extensión, pueden limitar la demanda de petróleo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo en una rueda de prensa tras el fin de la reunión de política monetaria de dos días del banco central estadounidense que la inflación había caído sin un gran golpe para la economía, y añadió que no había razón para pensar que eso no pueda seguir así.

Por el lado de la oferta, las reservas de crudo en Estados Unidos subieron más de lo previsto la semana pasada, impulsadas en gran medida por un aumento de las importaciones, mientras que los inventarios de combustible también aumentaron más de lo previsto, según mostraron el miércoles los datos de la Administración de Información Energética.

También pesó sobre los precios un informe bajista de la Agencia Internacional de la Energía, que advertía de un exceso de oferta en un futuro próximo.

"Esto contrasta fuertemente con el informe alcista de la OPEP+ de principios de semana. El grupo petrolero mantuvo sus previsiones de fortalecimiento de la demanda", señalaron los analistas de ANZ Research.

Los operadores también están pendientes de las conversaciones en curso para un alto el fuego en Gaza, que, de resolverse, reduciría los temores a posibles interrupciones del suministro desde la región productora de petróleo.

En el último ataque a la navegación, los militantes Houthi, aliados de Irán, asumieron el miércoles la responsabilidad de los ataques con pequeñas embarcaciones y misiles que dejaron a un buque carbonero de propiedad griega en necesidad de rescate cerca del puerto yemení de Hodeidah, en el Mar Rojo.

El grupo militante ha atacado la navegación internacional en la región del Mar Rojo desde noviembre en solidaridad con los palestinos en la guerra entre Israel y Hamás.

A última hora del miércoles, el grupo militante palestino Hamás emitió una declaración en la que subrayaba su "positividad" en las negociaciones de alto el fuego.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró que Hamás había propuesto numerosos cambios a una propuesta de alto el fuego respaldada por Estados Unidos y añadió que los mediadores estaban decididos a cerrar las brechas.