Las grandes empresas petroleras y gasísticas de China y otros países están utilizando compensaciones de carbono de baja calidad para "lavar de verde" sus importaciones de gas natural, al tiempo que no asumen compromisos firmes de reducción de emisiones, denunció el lunes la organización ecologista Greenpeace.

Firmas como PetroChina y CNOOC Gas and Power han firmado contratos a largo plazo con Shell para comprar gas natural licuado (GNL) "neutro en carbono", que utiliza "compensaciones forestales" para equilibrar las emisiones de carbono.

Greenpeace, que se opone desde hace tiempo a que los productores de combustibles fósiles contabilicen las compensaciones de carbono en sus objetivos de reducción de emisiones, afirmó que la marca "neutro en carbono" estaba engañando al público.

"Para las empresas petroleras y de gas en particular, las compensaciones de carbono son una cortina de humo para ocultar sus continuas y redobladas emisiones de carbono", declaró Li Jiatong, jefe de proyecto de Greenpeace en Pekín.

PetroChina no respondió a una solicitud de comentarios. La empresa matriz de CNOOC Oil and Gas dijo que ella misma no participaba en las compras de GNL. Shell declinó hacer comentarios sobre el informe de Greenpeace.

Según Greenpeace, muchas de las compensaciones no se medían de forma coherente y a veces se contabilizaban dos veces. Y algunos bosques vinculados a planes de compensación eran vulnerables a incendios que podrían convertirlos en una fuente de carbono, en lugar de un sumidero de carbono.

Greenpeace afirmó que ya se han depositado los créditos de 15 proyectos forestales de sumideros de carbono en China, en los que participan Shell, PetroChina, CNOOC y otras empresas, pero el 80% de los proyectos plantaron árboles que corren un riesgo medio o alto de quemarse.

El aumento de las ventas de GNL "neutro en carbono" está siendo impulsado por un incremento de la demanda de gas, sobre todo en Asia. Alrededor del 85% de los cargamentos "neutros en carbono" se han vendido a compradores asiáticos, según Greenpeace.

Se prevé que el consumo de gas de China alcance los 250.000 millones de metros cúbicos en 2026, frente a los 216.000 millones del año pasado, lo que supondrá casi la mitad de la nueva demanda mundial en ese periodo, según la Agencia Internacional de la Energía.

Es probable que la idea del gas "neutro en carbono" figure en la agenda durante las conversaciones de la COP28 que comienzan esta semana, dijo Polly Hemming, directora del Programa de Clima y Energía del Instituto de Australia.

Aunque sigue siendo una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero, el gas es más limpio que el carbón y se ha descrito como un "combustible puente" en la transición energética mundial, pero los grupos contrarios a los combustibles fósiles se oponen a cualquier nuevo proyecto de gas.

"Engrapar esas compensaciones a los combustibles fósiles y afirmar que son netas cero... es una locura", dijo Hemming.