La petrolera francesa TotalEnergies sigue adelante con el desarrollo del proyecto petrolífero de Kaminho, a 100 kilómetros de la costa de Angola, tras una decisión final de inversión en el bloque, según informó el martes.

El proyecto, valorado en 6.000 millones de dólares, implica el desarrollo de dos campos petrolíferos situados en el bloque 20/11, Cameia y Golfino, según un comunicado de la agencia nacional angoleña de hidrocarburos ANPG. La empresa italiana de ingeniería Saipem convertirá un buque de transporte de crudo muy grande en una unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga (FPSO), que conectará el petróleo de los yacimientos en alta mar a una red de producción submarina.

"Este proyecto... se convertirá en nuestra séptima unidad FPSO en el país y en el primer desarrollo de la historia en la cuenca de Kwanza", declaró en un comunicado el consejero delegado de TotalEnergies, Patrick Pouyanne. Se espera que la producción comience en 2028, con una meseta de 70.000 barriles de petróleo al día, dijo la compañía francesa en un comunicado. TotalEnergies explota el bloque 20/11 con una participación del 40%. Petronas, de Malasia, posee otro 40%, y Sonangol, de Angola, un 20% Angola, donde TotalEnergies es el principal operador, produce 1,1 millones de barriles de petróleo al día, lo que la convierte en el segundo mayor exportador de crudo de África. Sin embargo, sus yacimientos disminuyen un 15% cada año. El país ha montado una agresiva campaña para atraer inversores, mantener la producción de petróleo, incorporar nuevas reservas y aumentar la producción de gas natural, mientras el interés del sector se desplaza hacia nuevos descubrimientos en Guyana, Namibia y Surinam. (Información de Olivier Sorgho y América Hernández en París, Wendell Roelf en Ciudad del Cabo; Edición de Tassilo Hummel y Jan Harvey)