Por Hyunjoo Jin, Ross Kerber y Akash Sriram

13 jun (Reuters) - Los accionistas de Tesla aprobaron el paquete salarial de 56.000 millones de dólares del CEO Elon Musk, dijo el jueves el fabricante de vehículos eléctricos, un gran respaldo a su liderazgo y un incentivo para mantener su enfoque en su mayor fuente de riqueza.

Los accionistas también aprobaron una propuesta para trasladar la sede legal de la compañía de Delaware a Texas, dijo Tesla en su reunión anual de accionistas en Austin, Texas.

También aprobaron otras propuestas, incluida la reelección de dos miembros del consejo: Kimbal Musk, hermano de Musk, y James Murdoch, hijo del magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch.

Los accionistas sí aumentaron el nivel de control de los inversores al aprobar propuestas a favor de acortar los mandatos del consejo a un año y rebajar los requisitos de voto para las propuestas a una mayoría simple.

"No sólo estamos abriendo un nuevo capítulo para Tesla, estamos empezando un nuevo libro", dijo Musk en el escenario de la reunión.

Musk había avisado a última hora del miércoles que las propuestas estaban cosechando un enorme apoyo y dio las gracias a los accionistas. Un gráfico en su plataforma de redes sociales X mostraba que las resoluciones iban a ser aprobadas por amplios márgenes.

La aprobación también subraya el apoyo que Musk goza entre los inversores minoritarios de Tesla, muchos de los cuales son fans declarados del multimillonario. La propuesta se aprobó a pesar de la oposición de algunos grandes inversores institucionales y empresas de representación.

El CEO de Tesla aún podría enfrentarse a una larga lucha legal para convencer a un juez de Delaware que invalidó el paquete en enero. También podría enfrentarse a nuevas demandas sobre el paquete, que sería el mayor de la historia empresarial estadounidense.

La aprobación de la compensación por parte de los accionistas supone tanto un respaldo al mandato de Musk como un reconocimiento de que los inversores no quieren arriesgar el futuro de la empresa.

En enero, Musk amenazó con construir productos de inteligencia artificial y robótica fuera de Tesla si no conseguía el suficiente control de voto, lo que esencialmente requería que se aprobara el paquete salarial de 2018.

Cambió el enfoque de la compañía hacia los robotaxis, dando carpetazo a los coches eléctricos más baratos para el mercado de masas, ante la preocupación de algunos inversores que temían que la tecnología autónoma fuera difícil de perfeccionar.

El precio de las acciones de Tesla ha caído cerca de un 60% desde su máximo de 2021, ya que las ventas de vehículos eléctricos se han ralentizado y la atención de Musk ha oscilado entre Tesla y otras empresas que dirige. Las acciones cerraron con un avance del 2,9% el jueves.

(Reportaje de Hyunjoo Jin y Abhirup Roy en San Francisco, Ross Kerber en Boston, Greg Roumeliotis en Nueva York y Abinaya Vijayaraghavan en Bengaluru. Redacción de Sayantani Ghosh; Editado en español por Javier Leira)