Conéctate
Conéctate
O Conectarse con
GoogleGoogle
Twitter Twitter
Facebook Facebook
Apple Apple     
Regístrate
O Conectarse con
GoogleGoogle
Twitter Twitter
Facebook Facebook
Apple Apple     

Líderes empresariales

InicioTodasLas noticias más leídasBiografía de los líderes empresariales 
País de residencia : Desconocido
Principales empresas : bioMérieux S.A.
Biografía : Mark Miller es Director Ejecutivo de Asuntos Médicos de bioMrieux SA.

Columna: Por qué los Gen Xers y los millennials deberían seguir el debate sobre la Seguridad Social en EE.UU.

16/03/2023 | 15:57
FILE PHOTO: U.S. President Biden makes campaign visits ahead of midterms in Florida

(Las opiniones expresadas aquí son las del autor, columnista de Reuters).

Por Mark Miller

(Reuters) - Reformar la Seguridad Social puede parecer una cuestión que interese principalmente a los estadounidenses de más edad. Pero cualquier cambio que pueda introducir el Congreso de EE.UU. para hacer frente a los inminentes déficits del programa tendrá en realidad un impacto mucho mayor en los Gen Xers, los millennials y las generaciones más jóvenes que les sigan.

Los trabajadores más jóvenes necesitarán la Seguridad Social incluso más que los millones de baby boomers que ahora reclaman sus prestaciones. Eso significa que deben prestar mucha atención al debate político sobre la Seguridad Social que empezó a calentarse este año a raíz del discurso del presidente Joe Biden sobre el Estado de la Unión del mes pasado.

Ciertamente, serán necesarios algunos cambios. A menos que el Congreso actúe antes de 2035, el desajuste entre los ingresos procedentes de la Ley Federal de Contribuciones al Seguro (FICA) y las prestaciones pagadas requerirá un recorte general de las prestaciones estimado entre el 20% y el 25%.

Los recortes serían especialmente dolorosos para los trabajadores más jóvenes de hoy en día y para las personas de color. El 49% de los "early millennials" -nacidos entre 1980 y 1989- carecerían de los ingresos necesarios para hacer frente a los gastos básicos de subsistencia, según las proyecciones del Urban Institute. Para los adultos negros e hispanos de ese grupo de edad, la cifra se dispara hasta el 53% y el 62%, respectivamente, según el think tank.

Los cheques más pequeños de la Seguridad Social ya están incluidos en el pastel para los Gen Xers y los millennials como resultado de las reformas promulgadas por el Congreso en 1983. Esa legislación puso en marcha un aumento gradual de la Edad de Jubilación Completa (FRA), o la edad en la que se tiene derecho a percibir el 100% de la prestación. Antes de 1983, la FRA era de 65 años, pero para todos los nacidos en 1960 y después, es de 67 años. Cada aumento de 12 meses en la FRA equivale aproximadamente a un recorte del 6,5% en las prestaciones.

Pero hay otros factores que también están poniendo en desventaja a los trabajadores más jóvenes. "Los millennials y las generaciones posteriores ya se enfrentan a unas perspectivas de jubilación bastante inciertas", afirma Richard Johnson, miembro senior y director del Programa sobre Política de Jubilación del Instituto Urbano. "No han experimentado el mismo crecimiento de los ingresos que las generaciones anteriores, y eso tiene un gran impacto en cómo les irá en la jubilación y cuánto dinero recibirán de la Seguridad Social".

Un informe del que Johnson es coautor también subraya la erosión de las pensiones tradicionales de prestación definida y el impacto de la crisis financiera mundial de 2008-2009, que acabó con billones de dólares de la riqueza de los hogares y provocó largas rachas de desempleo. Esa crisis golpeó con especial dureza a los trabajadores más jóvenes, y sus efectos son duraderos.

El informe prevé que el 38% de los early millennials tendrán unos ingresos insuficientes para cubrir sus necesidades vitales básicas a los 70 años, en comparación con el 39% de los late Gen Xers (nacidos entre 1973 y 1979) y el 28% de los late boomers (nacidos entre 1955 y 1964). El panorama parece aún peor para los primeros millennials de color: el 53% de los adultos hispanos y el 42% de los adultos negros tendrán dificultades para hacer frente a sus gastos. Y esas proyecciones suponen que el Congreso encuentre la forma de evitar los recortes de prestaciones de 2035.

El oscuro pronóstico podría mejorar algo en función de ciertas tendencias positivas, señala Johnson, como el crecimiento continuado de los hogares con dos ingresos y la tendencia a trabajar más tiempo.

EVITAR EL PROBLEMA

El problema de 2035 puede evitarse inyectando nuevos ingresos a la Seguridad Social, recortando las prestaciones o mediante alguna combinación de ambas cosas.

Los progresistas son partidarios de subir los impuestos a los ricos y ampliar las prestaciones. Han propuesto añadir un nuevo nivel de impuestos sobre las nóminas para las personas con ingresos elevados como forma de prolongar la solvencia del programa. Después, añadirían un aumento generalizado de las prestaciones, junto con algunos aumentos específicos de las prestaciones. Éstas podrían incluir la mejora de las prestaciones para viudas y viudos, y créditos para cuidadores que aumenten las prestaciones para las personas que se ausentan del trabajo para cuidar a familiares dependientes.

Los conservadores quieren reducir las prestaciones, pero aumentarlas un poco para los mayores con rentas más bajas. Han pedido que se eleve gradualmente la FRA hasta los 70 años y que se modifique la fórmula de las prestaciones para recortarlas drásticamente para las personas con ingresos medios y altos. Eso haría que la Seguridad Social pasara de ser un programa de prestaciones ganadas a algo más parecido a una asistencia social basada en las necesidades. Su objetivo es evitar subidas de impuestos, y algunos consideran que la Seguridad Social es innecesaria para las rentas medias y altas.

"Su propuesta diezma las prestaciones de la clase media, convirtiéndolas en prestaciones de subsistencia sin relación con los ingresos previos o las contribuciones a la Seguridad Social", dijo Nancy Altman, codirectora de Social Security Works, un grupo de defensa progresista.

Los trabajadores más jóvenes deberían oponerse a cualquier recorte de la Seguridad Social. Las reformas de 1983 significan que recibirán menos del sistema de la Seguridad Social que las generaciones anteriores - aunque sigan pagando el 6,2% de sus salarios al FICA (igualado por una cantidad igual pagada por los empleadores).

Más allá de eso, los trabajadores más jóvenes deberían presionar a sus cargos electos para que aumenten las prestaciones. Ésa sería la mejor manera de abordar la desigualdad generacional en el programa.

Las opiniones expresadas aquí son las del autor, columnista de Reuters.


© MarketScreener con Reuters 2023
Valores citados en el artículo
Varia.ÚltimoVar. 1Ene
CONSTELLATION SOFTWARE INC. 1.37%2384.69 Cotización diferida.12.81%
Últimas noticias acerca de Mark Miller
 
- Ningúna noticia -

¡1 MarketScreener es mejor que 1000 Influencers!
Inscripción 100% Gratuita
fermer