Por Sarah Marsh, Barbara Erling y David Latona

BERLÍN/VARSOVIA/MADRID, 13 jun (Reuters) - Desde Alemania y Francia hasta Polonia y España, la ultraderecha se abrió paso en el voto juvenil en países clave en estas elecciones de la UE, en un momento en que una generación que ha crecido con constantes crisis busca nuevas respuestas y sigue a políticos que dominan TikTok y YouTube.

Los votantes jóvenes, tradicionalmente percibidos como más de izquierdas, impulsaron la ola de apoyo a los partidos ecologistas en las últimas elecciones de la UE en 2019, ganándose el apodo de "Generación Greta" por la joven activista sueca por el clima Greta Thunberg.

Pero tras la pandemia, la guerra de Ucrania y la crisis del coste de la vida, muchos cambiaron su apoyo este año hacia partidos populistas de extrema derecha que explotaron sus preocupaciones, lo que alimentó el crecimiento de estas formaciones en las elecciones del Parlamento de la UE del 6 al 9 de junio.

Los líderes de los movimientos etnonacionalistas y antisistema europeos dominan las nuevas redes sociales mejor que sus homólogos convencionales y se están ganando un caché como contracultura subversiva entre algunos jóvenes.

Según los analistas, atraen sobre todo a hombres jóvenes que se sienten excluidas y censurados por una tendencia mayoritaria cada vez más "woke" o concienciada sobre las desigualdades sociales.

"Alemania no va en una buena dirección y ellos eran el único partido con un mensaje realmente claro, sobre la migración", dijo Christoph, de 17 años, un estudiante de comercio en Berlín que no quiso dar su nombre completo, que votó por la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán).

El apoyo a AfD, que quiere frenar la inmigración y advierte contra lo que llama la islamización de Alemania, subió 11 puntos porcentuales hasta el 16% entre los menores de 25 años, según un sondeo a pie de urna de Infratest dimap, más del doble de la subida de 5 puntos entre la población en general.

El cambio, que ayudó a la AfD a lograr un histórico segundo puesto a nivel nacional, fue notable en la medida en que se esperaba que la decisión de Alemania de permitir votar por primera vez a los jóvenes de entre 16 y 18 años favoreciera a los partidos de izquierda.

Aunque la extrema derecha no obtuvo buenos resultados entre los votantes jóvenes en todas partes --y se trata de un grupo relativamente pequeño en un continente con una población envejecida--, la tendencia seguirá preocupando a los partidos tradicionales, que se enfrentan a unas elecciones anticipadas a finales de este mes en Francia y a unas elecciones federales el año que viene en Alemania.

MÁS PREOCUPACIÓN POR LA ECONOMÍA, MENOS POR EL CLIMA

Una reciente encuesta entre la juventud alemana mostró que los jóvenes están cada vez más preocupados por la inflación, la vivienda cara y las divisiones sociales y menos por el cambio climático. Los Verdes obtuvieron el domingo sólo el 11% del voto juvenil, 23 puntos porcentuales menos.

"Ya no tienen la sensación de que si trabajan duro el futuro será mejor y están decepcionados por los partidos en el poder", dijo el autor principal del estudio, Simon Schnetzer, señalando que el pesimismo económico les estaba haciendo más receptivos a la retórica antimigratoria de AfD.

Christoph afirmó que sus experiencias le llevaban a creer que los inmigrantes más recientes de Alemania eran más propensos a la violencia y no estaban dispuestos a integrarse.

En Francia, la ultraderechista Agrupación Nacional (RN, por sus siglas en francés) obtuvo un 25% de los votos entre los jóvenes de 18 a 24 años, según la encuestadora Ipsos, lo que supone un aumento de 10 puntos porcentuales en comparación con la subida general de unos 8 puntos, hasta el 31,4%.

Sin embargo, la mayoría de los jóvenes de las dos grandes potencias de la UE siguen apoyando a los partidos de izquierda y a muchos les preocupa la última tendencia.

"Me preocupa porque he visto que la extrema derecha quiere deportar a la gente aunque tenga nacionalidad alemana, como yo", dice Ensar Adanur, alemana de origen turco de 17 años. "Pero Alemania es mi hogar".

En Polonia, sin embargo, el apoyo a la ultraderechista Confederación entre los votantes de 18 a 29 años aumentó del 18,5% al 30,1%, convirtiéndose en la primera opción para ese grupo demográfico.

Los partidos mayoritarios "ya no tienen ninguna credibilidad para mí, el Gobierno anterior y el actual lo demuestran claramente", dijo Pawel Rurkowski, de 30 años, informático que votó a Confederación.

HÁBILES EN LAS REDES SOCIALES

La relativa destreza de los partidos de extrema derecha en los canales de comunicación preferidos por los votantes jóvenes --aplicaciones de vídeo como Tiktok y YouTube y la aplicación de mensajería Telegram-- es un factor importante de su creciente éxito entre esa generación, según los analistas.

El reciente estudio sobre la juventud alemana mostró que el 57% de los jóvenes se informan sobre política y noticias a través de redes sociales. Pero el canciller alemán, Olaf Scholz, al igual que muchos políticos convencionales, se unió a Tiktok hace sólo unos meses.

"Si no estás en los canales de los jóvenes, sencillamente no existes", afirma Schnetzer.

Ruediger Maas, fundador del Instituto de Investigación Generacional de Augsburgo, afirma que los algoritmos de las plataformas de redes sociales favorecen los mensajes controvertidos que generan compromiso frente a los contenidos serios.

El principal candidato de AfD a las elecciones europeas, Maximilian Krah, se hizo viral en TikTok, por ejemplo, con consejos sobre citas para hombres jóvenes: "No veas porno, no votes a los Verdes, sal al aire libre. (...) Los hombres de verdad son de derechas".

Tiene unos 53.300 seguidores en Tiktok, frente a los 11.000 y 2.652, respectivamente, de los principales candidatos de los socialdemócratas de centroizquierda y los Verdes.

"Mi generación no sabe mucho de política, pero oímos hablar de la AfD todo el tiempo", dice Christoph, votante de AfD.

En España, el polémico creador de contenido en redes sociales en redes sociales Alvise Pérez se hizo con el 6,7% del voto joven, frente al 4,6% del voto total, tras llevar a cabo su campaña antiinmigración y anticorrupción casi exclusivamente a través de Instagram y Telegram.

Por su parte, el partido de extrema derecha Vox, que se hizo fuerte en Tiktok, obtuvo el 12,4% de los votos entre los menores de 25 años, frente al 9,6% de la general.

Xavier, un estudiante universitario de 22 años que votó a Vox, dijo que el partido parece ser el único que realmente se opone al Gobierno cuando se trata de "temas tabú como la inmigración o el discurso de género".

(Reporte de Sarah Marsh en Berlín, David Latona en Madrid, Barbara Erling en Varsovia, Layli Foroudi en París, Catarina Demony en Lisboa y Phil Blenkinsop en Bruselas; edición de Alex Richardson; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)