Como parte de un vigoroso plan para contrarrestar el dumping de las empresas chinas, Joe Biden y su administración han puesto en marcha medidas dirigidas a 18.000 millones de dólares de importaciones procedentes de China. Estas medidas están diseñadas para proteger a los trabajadores y empresas estadounidenses de las tácticas de China en materia de transferencia de tecnología, propiedad intelectual e innovación, según el Departamento de Comercio estadounidense. La Casa Blanca insiste en que los trabajadores estadounidenses pueden superar a la competencia mundial siempre que las condiciones sean equitativas.

La administración demócrata aprovecha la oportunidad para destacar su historial de creación de empleo en la industria. Todo está en juego: las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina.

He aquí los principales ajustes arancelarios anunciados:

  • Acero y aluminio: los aranceles sobre determinados productos aumentarán hasta el 25% en 2024 (actualmente van del 0 al 7,5%) para proteger a las industrias estadounidenses del exceso de capacidad y la producción intensiva en carbono de China.
  • Semiconductores : los aranceles aumentarán del 25% al 50% en 2025 para contrarrestar la creciente cuota de mercado y la expansión de capacidad de China en el sector tradicional de los semiconductores.
  • Vehículos eléctricos: los aranceles aumentarán del 25% al 100% en 2024.
  • Baterías y minerales críticos: los aranceles sobre las baterías de iones de litio y otros componentes de los vehículos eléctricos aumentarán del 7,5% al 25% en 2024, y los aranceles sobre determinados minerales críticos también aumentarán del 0 al 25% para reducir la dependencia de la cadena de suministro china.
  • Células solares: los aranceles subirán del 25% al 50% en 2024.
  • Grúas portuarias: los aranceles se fijarán en el 25% en 2024. Este sector no estaba excesivamente gravado.
  • Equipos médicos: los derechos de aduana sobre jeringuillas y agujas pasarán del 0% al 50% este año. Para determinados equipos de protección individual (mascarillas y respiradores, entre otros), el recargo pasará al 25% (del 0 al 7,5% actual). Por último, los derechos sobre los guantes médicos y quirúrgicos de goma pasarán del 7,5% al 25% en 2026.