El ciudadano sueco Johan Floderus dijo que se encontraba en el séptimo cielo tras su liberación de una prisión iraní el sábado, en una grabación publicada en la página web del gobierno sueco el domingo.

Suecia e Irán llevaron a cabo un intercambio de prisioneros el sábado. Suecia liberó a un antiguo funcionario iraní condenado por su papel en la ejecución masiva y tortura de prisioneros políticos en Irán en 1988, mientras que Irán liberó a dos suecos que se encontraban detenidos allí.

"Estoy en el cielo pero emocionalmente estoy en el séptimo cielo. He estado esperando esto durante casi 800 días", dijo Floderus en una grabación de una llamada telefónica entre él y el primer ministro sueco Ulf Kristersson mientras estaba en el vuelo de regreso a Suecia.

Floderus, empleado de la Unión Europea, fue detenido en Irán en 2022 y acusado de espiar para Israel y de "corrupción en la tierra", un delito que conlleva la pena de muerte.

Dijo que había soñado con el día de su liberación infinidad de veces. "Sólo para después despertar en ese maldito suelo de cemento", dijo. "Ahora empiezo a asimilar que he abandonado el espacio aéreo iraní y que estoy de nuevo de camino a casa".

En una entrevista radiofónica realizada el domingo, Kristersson rechazó las críticas de la esposa del sueco con doble nacionalidad iraní, Ahmadreza Djalali, que permanece en una cárcel iraní después de que Teherán se negara a incluirlo en el intercambio.

"Respeto mucho su decepción, pero no entiendo realmente las críticas. La alternativa habría sido dejar a los dos suecos que ahora podrían volver a casa", declaró a la radio sueca.