El euro está atrapado entre el riesgo político en Europa, sobre todo en Francia, y la perspectiva de la primera bajada de tipos en Estados Unidos antes de finales de año. El euro ha caído con fuerza frente a la libra esterlina y las monedas nórdicas (NOK y SEK). En cuanto al EURUSD, tras romper a la baja su tendencia alcista desde abril en 1,0790, repuntó con fuerza tras la publicación del IPC estadounidense. A pesar de ello, no se ha superado ninguna resistencia significativa al alza. Estaremos atentos a un umbral técnico inicial en 1,0840 para una nueva caída hacia los últimos mínimos en 1,0600. Al mismo tiempo, el índice del dólar (DXY) se mantiene firme por encima de 103,90, cuya ruptura sería la única forma de devolver a la divisa a una tendencia bajista.

FOREX

Fuente: MarketScreener

En las divisas de materias primas, la situación actual puede resumirse mejor como una calle de sentido único con la pelota en el centro. El aussie tocó resistencia en 1,6700 tras rebotar en la parte baja de su canal horizontal en 0,6578. Seguiremos atentos a una ruptura por encima de cualquiera de estos niveles para impulsar la subida. El kiwi también resistió bien en su zona de soporte de 0,6110/00 y vuelve a poner a prueba su resistencia intermedia de 0,6200/20, un nivel que debe superar si quiere mantener el impulso alcista actual. Un rápido inciso: el dólar canadiense empieza a notar los efectos de la bajada de tipos, sobre todo frente al aussie y el kiwi. El AUDCAD se mantiene muy por encima de 0,9048, con un objetivo en torno a 0,9500, mientras que el NZDCAD cotiza ahora por encima de 0,84, el nivel de resistencia que ha mantenido desde el verano de 2023.