4 mar (Reuters) -El gobierno de Estados Unidos llamó el lunes al fin de la violencia en Haití, después de que se agravara la situación en el país en los últimos días, y la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su "profunda preocupación" por el actual estado de inseguridad en la nación caribeña.

La violencia se intensificó durante el fin de semana en Haití, cuando 15.000 personas más huyeron de los combates y hombres armados sacaron a miles de reclusos de la mayor cárcel local, mientras el primer ministro, Ariel Henry, se encuentra en el extranjero.

El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, dijo que el país norteamericano ha instado a todos los actores en Haití a detener la violencia y poner al pueblo de Haití en primer lugar.

Estados Unidos, que acoge a más de un millón de haitianos, ha exhortado a sus ciudadanos a que abandonen el país caribeño "lo más pronto posible" y anunció más temprano que su embajada ofrecería operaciones limitadas el lunes, mientras que Canadá informó que cerraría temporalmente la suya.

El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, afirmó que Washington entiende que Henry regresará al país, y agregó que Estados Unidos cree que es importante que se le permita hacerlo.

El gobierno haitiano declaró un estado de emergencia la noche del domingo después de que violentos enfrentamientos en la capital dañaran las comunicaciones y de la fuga de la prisión, mientras el líder de la principal alianza de pandillas G9, Jimmy Cherizier, intentaba derrocar al primer ministro.

Cherizier, un expolicía, advirtió la semana pasada a los habitantes de Puerto Príncipe que impidieran que los niños fueran a la escuela para "evitar daños colaterales", ya que la violencia recrudeció en ausencia del primer ministro, que se encontraba en Kenia.

Además de expresar su preocupación, la OEA dijo que "es más necesario que nunca que se impulsen los esfuerzos de cooperación en la Organización de las Naciones Unidas para restablecer la seguridad en el país". "Es irresponsable que se sigan demorando las medidas y las acciones necesarias", agregó en un comunicado.

En octubre pasado, la ONU ratificó un plan para enviar una fuerza internacional, basada en contribuciones voluntarias de los estados miembros, para ayudar a la policía haitiana a restablecer la seguridad, un año después de que Henry lo solicitara por primera vez.

(Reporte de Humeyra Pamuk, Kanishka Singh, Daphne Psaledakis y Steve Holland en Washington; Harold Isaac en Puerto Príncipe, y Sarah Morland y Raúl Cortés Fernández en Ciudad de México)