Los tipos de interés del Banco Central Europeo no siguen una senda lineal a la baja y los responsables políticos podrían esperar en ocasiones más de una reunión antes de volver a recortarlos, declaró la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una entrevista a un periódico.

El BCE recortó los tipos desde un máximo histórico la semana pasada, pero se abstuvo de comprometerse a una mayor relajación de la política dada la obstinación del crecimiento salarial y el nuevo aumento de las previsiones de inflación.

"Hemos tomado la decisión adecuada, pero eso no significa que los tipos de interés sigan una senda lineal de descenso", declaró Lagarde a varios de los principales periódicos europeos en una entrevista conjunta.

"Puede haber periodos en los que volvamos a mantener los tipos", la citaron el lunes Expansión, Handelsblatt, Il Sole 24 Ore y Les Échos.

Cuando se le preguntó si esto significaba que el BCE podría mantener los tipos durante más tiempo que en una sola reunión, dijo que "es una posibilidad".

Los mercados esperan ahora poco más de un recorte de tipos en las cuatro reuniones que quedan este año y ven entre 3 y 4 reducciones hasta finales de 2025, es decir, en las próximas 12 reuniones de política monetaria.

Aunque Lagarde no dijo explícitamente que el BCE mantendría los tipos de interés en su nivel actual en julio, argumentó que nuevos recortes dependían de una serie de indicadores salariales y de beneficios empresariales, que sólo estarán disponibles en el periodo previo a la reunión de septiembre del banco.

"Necesitaremos más datos, también sobre los salarios, sobre cómo están creciendo los beneficios unitarios y absorbiendo parte de los costes laborales, y sobre la productividad", dijo.

Tanto Isabel Schnabel, miembro del consejo del BCE, como Peter Kazimir, responsable eslovaco de política económica, han afirmado que el BCE no debería volver a recortar los tipos el mes que viene, mientras que muchos otros que han hablado en privado se han pronunciado en el mismo sentido.

Aún así, Lagarde se mostró contraria a un comentario explícito dada la incertidumbre y los probables baches en la senda de la inflación.

"La orientación anticipada no ha sido útil", dijo Lagarde. "La orientación a plazo no es útil actualmente". (Reportaje de Balazs Koranyi; Edición de Kirsten Donovan)