Ucrania negó la responsabilidad del incidente, que tuvo lugar en un momento de extrema tensión entre los dos países mientras Rusia sigue negando las declaraciones de Estados Unidos y sus aliados de que podría invadir Ucrania en cualquier momento.

"A las 9:50 horas (0650 GMT) un proyectil no identificado disparado desde territorio ucraniano destruyó completamente un punto de servicio de los guardias fronterizos del FSB en la región de Rostov, situado a unos 150 metros de la frontera entre Rusia y Ucrania", dijo el FSB en un comunicado. "No hay víctimas. Los zapadores están trabajando allí".

La agencia de noticias RIA compartió las imágenes de vídeo publicadas por el FSB, que mostraban que una pequeña dependencia había sido destrozada. Las imágenes no mostraban el proyectil.

Ucrania dijo que no había bombardeado territorio ruso. Su ejército ha acusado anteriormente a Rusia de falsificar las imágenes de los proyectiles para hacer creer que eran ucranianos, y ha dicho que han llegado mercenarios al este de Ucrania, en manos de los separatistas, para organizar provocaciones en colaboración con las fuerzas especiales rusas.

Los bombardeos a través de la línea que divide a las fuerzas gubernamentales ucranianas y a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania se han intensificado desde el pasado jueves y han aumentado los esfuerzos diplomáticos para evitar un conflicto militar entre Rusia y Ucrania.

Los rebeldes respaldados por Rusia se apoderaron de una franja del este de Ucrania en 2014, el mismo año en que Rusia se anexionó Crimea de Ucrania. Kiev afirma que, desde entonces, unas 15.000 personas han muerto en el conflicto del este.