"Me reservo un juicio sobre lo que saldrá de la Cámara hasta que veamos más sobre la sustancia de la propuesta y el proceso por el que se procederá", dijo el senador Chuck Schumer al abrir el Senado.

"Con suerte, obtendremos detalles de la propuesta del portavoz más tarde hoy. De nuevo, el tiempo es esencial", dijo Schumer.

Más de dos meses después de que el Senado aprobara un paquete de 95.000 millones de dólares de ayuda a la seguridad de Ucrania, Israel y Taiwán y otros socios de Estados Unidos en el Indo-Pacífico, el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, dijo el lunes que la Cámara, liderada por los republicanos, consideraría la ayuda esta semana, pero lo haría como piezas legislativas separadas.

Sin embargo, para convertirse en ley, las medidas tendrían que ser aprobadas por la Cámara y el Senado y firmadas por el presidente demócrata Joe Biden. La Cámara de Representantes ya ha intentado aprobar proyectos de ley de ayuda sólo para Israel, pero no fueron retomados en el Senado.

El texto de los proyectos de ley no se hizo público -se espera para más tarde el martes- pero habría medidas separadas que proporcionarían ayuda a Ucrania mientras lucha contra una invasión rusa, a Israel tras el ataque del 7 de octubre de Hamás y un asalto aéreo del fin de semana por parte de Irán, y a los socios del Indo-Pacífico mientras se enfrentan a una China cada vez más agresiva.

Johnson dijo a Fox News el martes que el cuarto proyecto de ley incluiría sanciones adicionales a Rusia e Irán, así como la "Ley REPO", una disposición relativa a la confiscación de activos rusos para ayudar a Ucrania.

Biden ha estado presionando a Johnson para que permita una votación sobre la financiación suplementaria, al igual que los republicanos y demócratas del Senado. Pero Johnson había dado una serie de razones para retrasarlo, incluyendo la necesidad de centrar el dinero de los contribuyentes en cuestiones domésticas.

Muchos republicanos de extrema derecha, especialmente los estrechamente aliados con el ex presidente Donald Trump, que se enfrenta a Biden en las elecciones presidenciales de noviembre, se han mostrado escépticos sobre la ayuda a Kiev en su lucha contra Rusia y se oponen ferozmente a enviar miles de millones de dólares más a Ucrania.