El dólar cayó el miércoles después de que los datos mostraran que los precios al consumo en mayo subieron menos de lo que esperaban los economistas, pero recortó pérdidas después de que las proyecciones actualizadas de los tipos de interés por parte de los funcionarios de la Reserva Federal mostraran una expectativa de sólo un recorte de tipos este año.

El índice general de precios al consumo (IPC) se mantuvo plano en el mes, por debajo de las expectativas de una subida del 0,1%. Los precios subyacentes subieron un 0,2%, por debajo de las previsiones de los economistas de un aumento del 0,3%.

Esto reforzó las expectativas de que el banco central estadounidense efectuará dos recortes de tipos de 25 puntos básicos este año, el primero probablemente en septiembre. Pero el "diagrama de puntos" de la Fed, que muestra sólo un recorte este año, ha empañado esa opinión.

"Los miembros de la Fed claramente no se dejaron influir por el informe del IPC de hoy, o se mostraron reticentes a hacer un cambio de última hora en sus previsiones", dijo Adam Button, analista jefe de divisas de ForexLive en Toronto.

En marzo, los responsables de la política monetaria de la Fed habían previsto tres recortes de tipos este año. El miércoles, el banco central estadounidense también

retrasó el inicio de los recortes de tipos

hasta quizás diciembre.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo tras la reunión que la previsión de tipos de interés es "

bastante conservadora

" y puede que los datos venideros no la confirmen, por lo que está sujeta a revisión.

Pero no fue tan directo sobre la posibilidad de un recorte de tipos en septiembre como esperaban algunos inversores.

"Muchos en el mercado pensaban que Powell podría empezar a apuntar a un recorte de tipos en septiembre, y en cambio no ha ofrecido ningún tipo de nueva pista sobre la relajación", dijo Button. "Eso ha provocado algunas compras de dólares estadounidenses".

El índice del dólar bajó un 0,5% en el día, a 104,73, tras caer anteriormente a 104,25. El martes alcanzó un máximo de cuatro semanas de 105,46.

El billete verde también se vio arrastrado a la baja, ya que el rendimiento de referencia del Tesoro a 10 años alcanzó brevemente su nivel más bajo desde el 1 de abril, en el 4,25%.

Según la herramienta FedWatch de CME Group, los operadores de futuros de los fondos de la Fed valoran ahora en un 63% la probabilidad de un recorte de los tipos de interés antes de septiembre, frente al más del 70% del miércoles.

Las expectativas de recorte de tipos han sido volátiles en la última semana, con los operadores reduciendo las apuestas a un recorte en septiembre después de que el viernes el informe de empleo estadounidense de mayo mostrara que los empresarios añadieron más puestos de trabajo de lo esperado durante el mes. La inflación salarial también subió más de lo previsto.

Los datos de los precios de producción del jueves son el próximo foco de atención para obtener pistas sobre la trayectoria probable del índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE), el indicador de inflación preferido de la Reserva Federal.

"Una cifra suave allí podría inclinar los riesgos hacia una cifra baja del PCE subyacente a finales de mes", dijo Shaun Osborne, estratega jefe de divisas de Scotiabank en Toronto.

El euro subió un 0,63% a 1,0807 dólares y llegó a alcanzar los 1,0852 dólares. El martes había caído a 1,07195 dólares, el nivel más bajo desde el 2 de mayo.

La moneda única ha estado bajo presión después de que los partidos de extrema derecha ganaran terreno en las elecciones al Parlamento Europeo, lo que llevó al presidente francés, Emmanuel Macron, a convocar unas elecciones anticipadas en su país, que se celebrarán en dos vueltas el 30 de junio y el 7 de julio.

Macron reafirmó el miércoles que no dimitirá si su formación no gana las elecciones. La Agrupación Nacional de Marine Le Pen es el partido más popular de Francia de cara a las elecciones parlamentarias.

El Banco de Japón también se reúne esta semana, y se espera ampliamente que mantenga estables los tipos de interés y considere si debe ofrecer una orientación más clara sobre cómo planea reducir su enorme balance.

El dólar cayó un 0,17%, hasta los 156,8 yenes, tras cotizar el martes a un máximo de una semana de 157,40.

La caída del yen a un mínimo de 34 años de 160,245 por dólar a finales de abril desencadenó varias rondas de intervención oficial japonesa por un total de 9,79 billones de yenes (62.000 millones de dólares).

En criptodivisas, el bitcoin ganó un 1,85% hasta los 68.527 dólares.