El dólar estadounidense recuperó terreno el martes y rondó máximos de una semana frente a una cesta de divisas, mientras que el dólar australiano cayó después de que su banco central mantuviera sin cambios los tipos de interés.

El dólar australiano bajó un 0,66% hasta los 0,6576 dólares después de que el Banco de la Reserva de Australia (RBA) mantuviera el martes los tipos en el 4,35%, su nivel más alto en 12 años, tal y como se esperaba, y señalara que los datos económicos recibidos desde noviembre habían estado en general en línea con las expectativas.

Esto dejó a la divisa de las Antípodas a cierta distancia del máximo de cuatro meses alcanzado el lunes de 0,6690 $, que alcanzó gracias a la caída del dólar en las últimas sesiones.

"El australiano ha tenido una gran racha en las últimas semanas y podría decirse que estaba sobrecomprado a corto plazo", dijo Matt Simpson, analista de mercado senior de City Index.

"Así que puede que estemos viendo una combinación de recogida de beneficios tras el hecho de que el RBA se mantuviera firme, y el cierre de apuestas preventivas de que el RBA podría haber emitido una declaración más dura".

La caída del aussie también arrastró ligeramente a la baja al dólar neozelandés, con el kiwi bajando un 0,35% hasta los 0,6146 dólares.

Por lo demás, el billete verde se mantuvo estable en líneas generales y se alejó del mínimo de tres meses registrado el lunes frente al yen. El dólar cotizó por última vez a 147,10 yenes, ayudado por una ralentización de la inflación subyacente al consumo en Tokio que presionó a la baja a la divisa japonesa.

El euro, por su parte, languideció cerca de un mínimo de tres semanas alcanzado el lunes y cotizó por última vez a 1,0842 dólares, mientras que el índice dólar se situó cerca de un máximo de más de una semana y cotizó por última vez a 103,60.

La libra esterlina apenas varió a 1,26345 $, a cierta distancia de su reciente máximo de tres meses.

Los analistas afirman que la subida del billete verde se debió en parte a una reversión de su fuerte venta de las últimas semanas, que hizo que el índice del dólar cayera alrededor de un 3% en noviembre, su mayor descenso mensual en un año.

"Creo que quizá se trate de una reevaluación en cuanto a que el dólar estadounidense ha caído demasiado, y demasiado rápido", dijo Sean Callow, estratega principal de divisas de Westpac.

Los indicadores económicos estadounidenses de esta semana, incluidas las cifras del ISM no manufacturero de noviembre y el informe sobre las nóminas no agrícolas, muy vigilado, aportarán más claridad sobre la futura senda de los tipos de interés.

Los operadores prácticamente han descontado un recorte de los tipos por parte de la Reserva Federal para la primera mitad del próximo año.

"La Fed será reactiva a los datos duros y no se anticipará a ellos", dijo Thierry Wizman, estratega global de tipos de interés y divisas de Macquarie. "Así que mientras los datos de actividad se deterioren y la inflación retroceda, se reanudará la convergencia hacia rendimientos más bajos".

En criptodivisas, el bitcoin se situó por última vez en 41.806 dólares, no muy lejos del máximo de la sesión anterior de 42.404 dólares, su nivel más alto desde abril de 2022.

La mayor criptodivisa del mundo ha subido aproximadamente un 153% este año por las expectativas de recortes de tipos en EE.UU. y las apuestas a que los reguladores estadounidenses aprobarán pronto los fondos cotizados de bitcoin al contado (ETF), abriendo el mercado de bitcoin a millones de inversores más.

"Los 40.000 dólares han actuado como un imán desde que el bitcoin superó por fin los 30.000 dólares a finales de octubre", afirmó el cofundador de la empresa de criptomonedas Nexo, Antoni Trenchev. "Era sólo cuestión de tiempo que la siguiente cifra redonda sucumbiera a medida que el entusiasmo por un ETF al contado alcanza su punto álgido".