El dólar subió el jueves, ya que un lote mixto de datos estadounidenses hizo poco para sacudir las opiniones de que la economía sigue en terreno sólido, lo que sugiere que la Reserva Federal probablemente retrasará el momento de su primer recorte de tipos de interés desde 2020 a finales de este año.

Los comentarios del presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, afirmando que no hay una necesidad urgente de recortar los tipos de interés en estos momentos dada la fortaleza de la economía, también ayudaron a elevar el dólar. El presidente de la Fed de Nueva York es siempre un votante en el comité de fijación de políticas del banco central.

Sin embargo, una advertencia de los jefes de finanzas de Estados Unidos, Japón y Corea sobre la fuerte caída del yen y el won pesó sobre el dólar durante la noche y dio al yen un raro respiro. Pero el impacto se ha disipado desde entonces.

El yen había subido modestamente el miércoles después de que el principal diplomático japonés en materia de divisas, Masato Kanda, dijera que los líderes financieros del G7 reafirmaban su postura de que una excesiva volatilidad de las divisas era indeseable.

Pero los sólidos datos económicos estadounidenses y la persistente inflación han llevado a los inversores a replantearse drásticamente las posibilidades de que la Reserva Federal recorte los tipos en breve. El jueves, esa fortaleza se puso de manifiesto una vez más.

La actividad manufacturera en la región del Atlántico Medio de EE.UU. se expandió al máximo en dos años en abril gracias a la fortaleza de los nuevos pedidos y los envíos de productos acabados.

El índice mensual de condiciones empresariales de la Fed de Filadelfia subió a 15,5 desde el 3,2 de marzo, superando la estimación media entre los economistas de una lectura de 2,3 y sobrepasando incluso la previsión más optimista entre los 34 economistas encuestados.

"Es realmente difícil luchar contra la fortaleza del dólar en estos momentos. Los datos estadounidenses siguen sugiriendo que la Fed no va a recortar a corto plazo", afirmó Vassili Serebriakov, estratega de divisas de UBS en Nueva York.

"Estamos empezando a ver una mayor divergencia de política monetaria entre EE.UU. y el resto del G10. Si nos fijamos en los diferenciales de tipos reales a 10 años entre EE.UU. y Europa, éstos se han ampliado a favor del dólar."

Otros informes económicos del jueves fueron de neutros a débiles. Las peticiones iniciales de subsidio de desempleo en EE.UU. se mantuvieron sin cambios en 212.000 ajustadas estacionalmente para la semana que finalizó el 13 de abril, según los datos, aún por encima de la previsión de 215.000.

En el sector inmobiliario, las ventas de viviendas existentes en EE.UU. cayeron en marzo debido a que el aumento de los tipos de interés y de los precios de la vivienda marginaron a los compradores. Las ventas de viviendas cayeron un 4,3% el mes pasado, hasta una tasa anual desestacionalizada de 4,19 millones de unidades.

En las operaciones de la tarde, el índice del dólar, que mide la divisa estadounidense frente a seis de sus pares, subió un 0,2% hasta 106,15, todavía al alcance del máximo de 5 meses y medio de esta semana de 106,51 alcanzado el martes. El índice ha subido un 4,5% en lo que va de año.

La divisa japonesa retrocedió frente al dólar, y el billete verde subió un 0,1% hasta 154,580 yenes, no muy lejos del mínimo de 34 años del yen, 154,79, alcanzado el martes.

Los participantes en el mercado han elevado el listón sobre una posible intervención de las autoridades japonesas para apuntalar el yen, apuntando ahora al nivel de 155, aunque creen que Japón podría intervenir en cualquier momento.

El gobernador del Banco de Japón, Kazuo Ueda, dijo el jueves que el banco central podría volver a subir los tipos de interés si la caída del yen hace subir significativamente la inflación interna.

En otras divisas, el euro cayó un 0,3% frente al dólar, hasta 1,0643 dólares. La libra esterlina cedió un 0,1% hasta 1,2440 $.

Los futuros de los tipos de interés en Estados Unidos han puesto en precio el jueves unos 38 puntos básicos de relajación en 2024, o recortes 1-1/2 de 25 puntos básicos cada uno. Se trata de una fuerte reducción con respecto a la relajación de seis cuartos de punto de principios de año. Los operadores ven septiembre como el punto de partida más probable para el recorte, frente a junio hace sólo un par de semanas, según la herramienta FedWatch de la CME.

"Tendremos la cifra del PIB (producto interior bruto) de EE.UU. la semana que viene, pero ahora la gente mira más allá. La próxima gran cifra son los datos de empleo del 3 de mayo, que probablemente muestren una cifra sólida, digamos al norte de 250.000", dijo Marc Chandler, estratega jefe de mercado, de Bannockburn Forex en Nueva York.

"El mercado también está haciendo ese ajuste en términos de la política de la Fed. Los futuros de los fondos federales están mostrando alrededor de 1-1/2 recortes, lo que me dice que hay espacio para llevarlo a un solo recorte."

En las criptodivisas, el bitcoin subió un 4,4% hasta los 63.508 dólares, a la espera de que en los próximos días se produzca la tan esperada reducción a la mitad. La reducción a la mitad del bitcoin se refiere a un ajuste técnico incorporado en el código de la moneda digital que reduce el ritmo de creación de nuevas monedas.