El primer ministro chino, Li Qiang, llegó el sábado a Australia y afirmó que las relaciones "han vuelto a su cauce", al iniciar la primera visita de un primer ministro chino a su principal socio comercial en siete años.

Australia está "en una posición única para conectar Occidente y Oriente" y se erige como "una fuerza importante de la globalización económica y la multipolaridad mundial", dijo Li en el aeropuerto de Adelaida, según un comunicado de la embajada china.

Las relaciones bilaterales "han vuelto a su cauce tras un periodo de idas y venidas", afirmó Li.

Australia es el mayor proveedor de mineral de hierro de China, que ha sido inversor en proyectos mineros australianos, aunque algunas inversiones chinas recientes en minerales críticos han sido bloqueadas por Australia por motivos de interés nacional.

China impuso restricciones comerciales a una serie de productos agrícolas y minerales australianos en 2020 durante una disputa diplomática que ahora se ha suavizado en gran medida.

Durante su visita de cuatro días, Li también visitará la capital, Canberra, y el estado minero de Australia Occidental.

"Una asociación estratégica integral más madura, estable y fructífera será un tesoro compartido por los pueblos de ambos países", dijo Li.

Se espera que el domingo visite una pareja de pandas cedida por China al zoo de Adelaida. Un almuerzo con exportadores de vino hasta hace poco excluidos del mercado chino mostrará que los lazos comerciales se han suavizado tras la disputa que suspendió 20.000 millones de dólares australianos (13.000 millones de dólares) en exportaciones agrícolas y minerales hasta el año pasado.

Li llegó procedente de Nueva Zelanda, donde destacó la demanda china de productos agrícolas neozelandeses.

China es el mayor socio comercial de Australia y Nueva Zelanda. Canberra y Wellington intentan equilibrar el comercio con las preocupaciones de seguridad regional por las ambiciones chinas en las islas del Pacífico. En Nueva Zelanda, Li visitó el sábado el mayor exportador de productos lácteos, Fonterra, tras firmar acuerdos con el primer ministro, Christopher Luxon, sobre comercio y cambio climático, con los derechos humanos y la injerencia extranjera también en la agenda. (Reportaje de Kirsty Needham y Sam McKeith en Sydney; Edición de William Mallard)