Asarco, la empresa minera controlada por el conglomerado industrial Grupo México, planea reiniciar su fundición de cobre en Estados Unidos, que se encuentra en mothball, en momentos en que los precios del metal rojo alcanzan máximos históricos, dijeron a Reuters dos fuentes con conocimiento directo de los planes de la compañía.

Asarco, comprada por primera vez por Grupo México en 1999, está en negociaciones con los trabajadores sindicalizados para reiniciar la fundición de Hayden en Arizona y las minas de cobre cercanas, así como la refinería de Amarillo en Texas, dijeron las fuentes.

La reapertura de Hayden impulsaría el suministro del metal rojo clave en todo el país, que utiliza el doble de la cantidad de cobre refinado que produce porque sólo cuenta con dos fundiciones nacionales: La fundición de Miami de Freeport McMoRan en Arizona y la de Kennecott de Río Tinto en Utah.

Las fuentes dijeron que los recientes repuntes del precio del cobre motivaron a Asarco a reiniciar Hayden dada la acuciante necesidad de fundición de cobre en Estados Unidos.

Grupo México, con sede en Ciudad de México, declinó hacer comentarios.

Se espera que la demanda de cobre crezca de forma constante en los próximos años, impulsada en gran medida por la transición mundial hacia energías limpias y el creciente uso de la inteligencia artificial. Los recientes saltos de los precios, sin embargo, parecen estar impulsados en parte por la actividad especulativa.

El contrato de cobre más negociado a un mes vista en la Bolsa Mercantil de Chicago, también conocida como Comex, ha subido un 24% desde enero, alcanzando esta semana un récord de 5,1985 dólares por libra.

El repunte del Comex, que superó los movimientos de la Bolsa de Metales de Londres y de la Bolsa de Futuros de Shanghai, se vio impulsado por una avalancha especulativa que obligó a cubrir sus posiciones a quienes habían apostado por una caída de los precios.

Los operadores, entre ellos Trafigura e IXM, se han apresurado a enviar metal a los almacenes de la CME en Estados Unidos para cubrir las posiciones cortas, pero el cobre producido en China -que funde la mitad del cobre mundial- no se puede entregar en la CME. El cobre ruso, que representa el 60% del inventario de la LME, tampoco puede entregarse en Estados Unidos.

MOTHBALLED

La fundición de Asarco, situada a unos 161 km al suroeste de Phoenix, lleva más de cuatro años sin funcionar a pleno rendimiento tras una huelga laboral de su plantilla sindicada. Presenta daños medioambientales generalizados y la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. la considera un vertedero de residuos peligrosos "Superfund".

No estaba claro de inmediato cuándo planea Asarco reiniciar oficialmente las operaciones de fundición, pero la empresa está negociando ahora con un sindicato que representa a los trabajadores de la minería y la fundición, según una fuente. Asarco está centrada en finalizar primero un contrato con los mineros y después con el personal de la fundición, añadió la fuente.

El pasado mes de junio, la empresa solicitó una prórroga del permiso de calidad del aire de la fundición -que expiraba en diciembre- a las autoridades estatales y federales, solicitud que está siendo examinada.

Asarco recibió recientemente en sus instalaciones a una delegación de Perú, la segunda nación productora de cobre del mundo, dijo una de las fuentes.

Los concentrados de las cercanas minas Ray y Mission de Asarco se venden ahora principalmente a fundiciones chinas.

La última vez que estuvo operativa, Hayden tenía una capacidad anual de 300 millones de libras (136.078 toneladas métricas) y procesaba el cobre extraído de la mina Ray.

Al reanudar las operaciones a pleno rendimiento en la fundición de Hayden, Asarco podría transformar ese concentrado en un producto conocido como cátodo de cobre que puede utilizar su refinería de Amarillo, Texas, para fabricar alambrón y otros productos.

Los cátodos de cobre de marca "RAY" y "ATR" de Asarco podrían entregarse en Comex para la liquidación de contratos.

Los planes también subrayan la escasa oferta mundial de concentrados de cobre, una forma de mineral triturado y flotado que utilizan las fundiciones para fabricar cobre.

La carga de tratamiento, un indicador de la disponibilidad de concentrados de cobre, pasó a ser negativa por primera vez en abril.

Estados Unidos produjo 880.880 toneladas métricas de cobre refinado el año pasado, según el Grupo Internacional de Estudios del Cobre, aunque importó 770.900 toneladas métricas y consumió más de 1,6 millones de toneladas métricas de cobre refinado.