Ahora Pemex quiere continuar con el desarrollo del campo de gas Lakach en el Golfo de México y está en conversaciones con otras empresas, dijeron las dos fuentes, sin nombrar a las compañías.

Aún así, una de las fuentes señaló que el proyecto, que ya fue abandonado una vez en 2016 por ser demasiado caro, ya ha costado más de mil millones de dólares.

El yacimiento de Lakach, a unos 90 kilómetros (56 millas) del puerto de Veracruz, en el Golfo, contiene unos 900.000 millones de pies cúbicos de gas natural, pero el aumento de los costes y los desacuerdos sobre cómo desarrollarlo han obstaculizado la empresa.

El mes pasado, Pemex decidió detener el proyecto después de que NFE quisiera imponer condiciones que los funcionarios mexicanos consideraban inaceptables, entre ellas que NFE comprara el gas natural demasiado barato a Pemex, dijo una de las fuentes.

La otra fuente dijo que Lakach se había vuelto demasiado caro para NFE, y observó que sería un reto para Pemex seguir adelante con el proyecto.

Ni Pemex ni NFE respondieron a las solicitudes de comentarios.

A pesar de las dudas del regulador nacional de hidrocarburos (CNH) sobre si Pemex podría manejar el enorme proyecto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que podría ser clave para suministrar el gas natural que tanto necesita el país.

Pemex había planeado vender 190 millones de pies cúbicos diarios (mcfd) de gas a la CNH y suministrar otros 110 mcfd al mercado nacional. La producción debía comenzar en el primer trimestre de 2024.

Antes de la actual administración, Pemex ya había invertido 1.400 millones de dólares en el desarrollo de Lakach, pero lo abandonó. NFE aceptó entonces complementar esa inversión inicial con otros 1.500 millones de dólares.

Pemex quería desarrollar Lakach con la empresa estadounidense mediante un contrato de servicios, un mecanismo utilizado antes de la apertura del sector energético de México en 2013-14.

Reuters informó previamente de que funcionarios de la CNH y de Pemex habían estado en desacuerdo sobre cómo desarrollar Lakach y otros grandes yacimientos.

En una revisión inicial, los funcionarios del regulador encontraron que los costos de perforación en el plan elaborado por Pemex eran demasiado altos y la producción estaba sobreestimada. Finalmente, el regulador dio luz verde al proyecto después de que Pemex modificara el plan.

La semana pasada, NFE comunicó al Departamento de Energía de EE.UU. que había comenzado a evaluar un nuevo proyecto de GNL en tierra firme en el estado de Tamaulipas, en el Golfo, y que está a punto de comenzar a operar una terminal flotante de exportación de GNL frente al puerto tamaulipeco de Altamira.