Argentina eligió el domingo como nuevo presidente al derechista y libertario Javier Milei, apostando por un "outsider" de ideas radicales para arreglar una economía golpeada por una inflación de tres dígitos, una recesión inminente y un aumento de la pobreza.

El FMI tiene un programa de préstamos de 44.000 millones de dólares con Argentina.

"Esperamos con interés trabajar estrechamente con él y su Gobierno en el próximo período para desarrollar e implementar un plan sólido para salvaguardar la estabilidad macroeconómica y fortalecer el crecimiento inclusivo para todos", dijo Georgieva en una publicación en X.

China, otro prestamista clave de la tercera mayor economía de América Latina, también felicitó a Argentina por la elección.

"Estamos dispuestos a trabajar con la parte argentina para continuar nuestra amistad, impulsar nuestro respectivo desarrollo y revitalización con una cooperación de beneficio mutuo y promover el desarrollo estable y de largo plazo de las relaciones China-Argentina", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mao Ning, en una rueda de prensa regular.

(Reporte de Karin Strohecker y Liz Lee en Pekín; editado en español por Benjamín Mejías Valencia y Manuel Farías)