LAUSANA, Suiza, 8 abr (Reuters) - La demanda de cobre vinculada a la inteligencia artificial y los centros de datos podría sumar hasta un millón de toneladas métricas para 2030 y agravar los déficits de suministro hacia el final de la década, según el operador de materias primas Trafigura.

Se espera que la transición energética, que incluye vehículos eléctricos y tecnologías de energías renovables, impulse un aumento del consumo de cobre en los próximos años a medida que el mundo avanza hacia la eliminación de las emisiones de carbono.

"Si nos fijamos en la demanda procedente de los centros de datos y en la relacionada con la inteligencia artificial, el crecimiento se ha disparado de repente", dijo Saad Rahim, economista jefe de Trafigura, con sede en Suiza, en la Cumbre Global de Materias Primas del Financial Times en Lausana.

El millón de toneladas "se suma a la brecha de déficit de cuatro a cinco millones de toneladas para 2030", dijo Rahim. "Eso no es algo que nadie haya tenido en cuenta en muchos de estos balances de oferta y demanda".

Rahim no precisó cuál será la demanda mundial de cobre en 2030.

El mercado espera que la demanda mundial de cobre se sitúe en torno a los 26 millones de toneladas este año, mientras que un sondeo de Reuters publicado en enero mostraba que las expectativas son que el déficit del mercado del cobre aumente por encima de las 100.000 toneladas en 2025 desde una escasez de 35.000 toneladas este año.

China es el mayor productor y consumidor mundial de cobre. También domina el suministro mundial de muchos otros metales industriales necesarios para la transición energética: una fuente de preocupación para los líderes occidentales que deben cumplir con objetivos de emisiones netas cero.

"Mi temor es que la escalada de tensiones geopolíticas frene la transición ecológica", afirma Beata Javorcik, economista jefe del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

"China controla una gran parte de la producción de materias primas críticas, mientras que Occidente y sus aliados controlan una parte relativamente pequeña de algunas de esas materias primas críticas".

Javorcik mencionó las tierras raras y el grafito necesario para las baterías de los vehículos eléctricos como materiales cuya producción domina China.

(Reporte de Pratima Desai; Editado en Español por Ricardo Figueroa)