La Comisión Europea informó el lunes de que había aprobado un plan checo de ayudas estatales por valor de 3.200 millones de euros (3.500 millones de dólares) para apoyar la generación combinada de calor y electricidad.

Las ayudas se destinan a la producción de electricidad en centrales de cogeneración de alta eficiencia y se espera que reduzcan las emisiones de CO2 en unos 9,3 millones de toneladas al año.

La Comisión afirmó que la ayuda es "necesaria y apropiada" para aumentar la eficiencia energética y acelerar la transición ecológica, mientras que los efectos positivos superan cualquier posible efecto negativo sobre la competencia.

(1 dólar = 0,9216 euros)